spot_img

La publicación agraria líder

lunes, marzo 4, 2024
spot_img
InicioCerealEl cereal exige más agua para que la cosecha no sea tan...

El cereal exige más agua para que la cosecha no sea tan mala como la de 2017

En el sur de la comunidad, donde ya amarillea, no tiene ya ninguna posibilidad de que resulte buena. En el norte, que es más tardío y conserva algo de humedad, tiene todavía algo de margen para evitar el desastre que avanza día a día

Apenas hay margen ya. Falta humedad, sobre todo en Salamanca, Ávila, Zamora… El técnico de Cultivos en Castilla y León de Grupo AN, Javier Rodríguez, traza la línea que marca en lo físico la autovía de Burgos a León. “Los terrenos más ligeros y de siembras tempranas son los que peor están. Falta agua y el cereal ha adelantado el espigado. Ahí, el año lo tiene todo hecho”, sentencia Rodríguez. Las fincas están algo mejor en la parte septentrional de Burgos, Palencia, Soria y León, que es más tardía y donde hay algo más de humedad que en el resto.

“Está criminal todo. Estamos ahogados sin agua; con una cuerda…”, describe Armando Caballero, el presidente de la cooperativa Cocetra. “El ceral ha espigado y está blanco ya. Va a ser peor que hace dos años”, aventura Caballero.

“Estamos con mucho pesimismo. Teníamos la ilusión de que fuera a llover hasta hace dos días, pero ahora han cambiado las previsiones…”, se lamentaba este jueves el responsable del Departamento Agrícola de Campal, José Antonio Marcos.

En los terrenos que controla la palentina Cooperativa Agrícola Regional (CAR) la siembra casi está acabada en maíces y más que mediada en girasol. La sequía merma las cebadas y los trigos de la loma mientras que los agricultores riegan los cereales en las vegas. Se detectan los primeros síntomas de roya amarilla (humedad y frío) en trigo, y helmintosporiosis en cebada más que rincosporiosis.

Sandra Hernando, técnica de Arlanza Sociedad Cooperativa este lunes ya pedía agua para el cereal. Lo terrenos más flojos del Arlanza están necesitados de humedad. Los más fuertes pueden aguantar algo, pero tampoco mucho. “No hay mal campo”, resume Hernando. Las enfermedades empiezan a dejarse notar. Hay helmintosporiosis en las cebadas y bastante septoria en el trigo, aunque la roya no aparece de momento.

En Soria también miran al cielo en espera de que precipite, pero tienen más margen de tiempo. Las heladas apenas han hecho efecto en el cereal. El responsable de cultivos de Copiso, José Antonio Gonzalo, explica además que la sanidad vegetal es buena ahora mismo.

Por la comarca burgalesa de Miranda de Ebro hay alguna opción para que el cereal recupere el buen rumbo si llueve algo. En la cooperativa Virgen de Altamira dicen que está todo espigado, pero que si llegan las lluvias ahora se puede evitar el desastre.

“A trancas y barrancas se va salvando una cosecha que apunta por debajo de la media, pero no es suficiente”, explica Luis de Juan desde LESA.
Han detectado rincosporiosis en alguna cebada, roya de manera puntual y plagas de parpaja en triticale y en algún centeno de la Omaña. Los grajos están levantando el maíz recién sembrado en determinados lugares.

NOTICIAS RELACIONADAS
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img