spot_img

La publicación agraria líder

sábado, marzo 2, 2024
spot_img
InicioCerealLa preemergencia es clave para evitar las malas hierbas en los primeros...

La preemergencia es clave para evitar las malas hierbas en los primeros estadios de desarrollo

Uno de los capítulos que el agricultor no puede perder de vista en las fechas en que nos encontramos es el de la sanidad vegetal, con unos esfuerzos que deben ir dirigidos a impedir toda competencia de malas hierbas para los primeros estadios del cereal.

Los tratamientos antes de la nascencia facilitan una limpieza regular del terreno y previenen su implantación durante los primeros meses tras la siembra. Toda ayuda es poca para impedir que nazcan unas adventicias que resultan unas incómodas compañeras de viaje, y hay que tener en cuenta que los tratamientos en preemergencia resultan más económicos para el agricultor que posponer la aplicación.

Antonio Bernárdez, Crop Manager de Extensivos y Olivar de Sipcam Iberia, defiende la aplicación de herbicidas de preemergencia “porque evitan la competencia precoz que hacen las malas hierbas sobre el cereal”, con efectos nocivos para su nacimiento e implantación.

En su opinión, el momento idóneo de aplicación es después de la siembra, “en preemergencia del cultivo o en postemergencia temprana”, con un terreno que debe encontrarse “mullido, sin terrones y con tempero”.

Además de los tratamientos de preemergencia, desde BASF abogan por los tratamientos de la propia semilla “para evitar las principales enfermedades del suelo y la simiente”.

Ello forma parte de la estrategia sanitaria de la explotación, que evitará las interferencias de otras plantas no deseadas “en los rendimientos finales de las cosechas”.

En el caso del tratamiento ‘pre’, el momento más indicado es dos o tres días después de la siembra, antes de que la semilla empiece a germinar, y siempre en un suelo bien preparado, sin terrones.

Según la compañía, “hay que tener mucho cuidado con los suelos pedregosos, donde se debería aplicar menos dosis”, mientras que en suelos con abundante materia orgánica (con restos del cultivo anterior) la recomendación es tener en cuenta que los tratamientos “pueden perder eficacia”.
Además, desde BASF recomiendan no perder de vista las condiciones meteorológicas que se estén dando en la época de aplicación, puesto que “es necesario que llueva para activar los tratamientos”. También atenderemos al cultivo que se va a implantar y a las malas hierbas habituales en la zona.

Por su parte Ignacio Tobalina, Field Marketing Coordinator de la zona norte de Bayer, destaca que los tratamientos ‘pre’ “suponen uno de los momentos importantes para la gestión de malas hierbas y de controlar las enfermedades que se transmiten por la semilla”. “Es cuando se consigue controlar eficazmente ciertas especies de malas hierbas complicadas, como vallico, vulpia, cola de zorra o bromus”, recalca.

Tobalina recomienda que el suelo tenga una buena preparación, con un buen lecho de siembra, con la semilla enterrada convenientemente. Y tiene que acompañar humedad posterior para una correcta funcionalidad.

En cuanto a la elección del producto, “nos inclinaremos por…

Puedes leer el artículo completo suscribiéndote a CAMPO

 

NOTICIAS RELACIONADAS
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img