spot_img

La publicación agraria líder

sábado, julio 13, 2024
spot_img
InicioPatataLa superficie de patata aumenta en Francia aunque con dudas sobre la...

La superficie de patata aumenta en Francia aunque con dudas sobre la producción

Las condiciones al inicio de la campaña eran difíciles pero el aumento de la demanda europea y francesa ha provocado esta subida

La superficie francesa destinada a la producción de patatas de consumo (frescas e industriales) aumentaría un 7,3% en 2024, o 11.567 hectáreas más que en 2023. Esta cifra es un indicador del desarrollo continuo del sector de la patata de consumo en Francia, pero no predice en modo alguno la producción final, en un contexto de crecimiento difícil que influye en el rendimiento.

Según el panel de productores de la Unión Nacional de Productores de Patata (UNPT) entrevistados en mayo y junio de 2024 en las principales regiones productoras (Nord-Pas-de-Calais, Picardía, Centro-Val de Loira, Alta Normandía y Champaña-Ardenas).) y complementadas con las estimaciones de Agreste para las demás cuencas, las plantaciones de patatas de conservación (frescas e industriales) ascenderían a 170.244 ha en 2024 frente a 158.677 ha en 2023, un aumento del 7,3% de la superficie (11.567 ha).

Esta dinámica se explica, en particular, en parte, por la demanda industrial francesa y europea, que continúa su fuerte crecimiento (por tercer año consecutivo).

El estudio UNPT/CNIPT destaca que las superficies han aumentado entre los productores “históricos”, pero también y sobre todo por la llegada de nuevos productores a las zonas históricas de producción, principalmente vinculados, a priori, por contratos de producción “industria”.

En concreto, los mayores aumentos de superficie afectan a la región de Alta Francia (8.499 ha), que conserva así el puesto de primer productor nacional de patatas de consumo, con cerca del 64% de la superficie francesa.

Si las superficies aumentan, confirmando, entre otras cosas, el apoyo a las necesidades del sector, observamos una expansión sostenida del panel varietal ligada a la baja disponibilidad de plantas de la variedad “clásica” este año. Cabe señalar también que, a diferencia de 2023, este aumento no va en detrimento de las superficies destinadas a la producción de plantas y almidón (que también están aumentando).

Pero hay que tener cuidado porque es demasiado pronto para considerar las perspectivas de producción a estas alturas, ya que las condiciones al inicio de la campaña eran “difíciles” (plantaciones retrasadas por el exceso de lluvias, densidades de plantación cada vez menores y heterogeneidad en la emergencia, fuertes oídios presión, etcétera).

Además, cabe señalar que el estudio, detenido a principios de junio, no integra plenamente el impacto de los retrasos en la siembra y la evolución exhaustiva de la llegada de nuevos productores. Por tanto, el grado de incertidumbre es elevado este año y podría provocar una mayor variabilidad de lo habitual en términos de superficies nacionales.

Las condiciones climáticas del verano serán, como cada año, muy importantes; ¡El rendimiento marcará la diferencia! Los resultados de las muestras de parcelas tomadas por la UNPT, en colaboración con el CNIPT, permitirán medir y evaluar la situación lo mejor posible este verano.

NOTICIAS RELACIONADAS
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img