spot_img

La publicación agraria líder

martes, junio 25, 2024
spot_img
InicioCerealEl cereal dispone de humedad y temperatura, pero se la juega en...

El cereal dispone de humedad y temperatura, pero se la juega en abril y mayo

La mayoría de los herbáceos ha tenido más de 20 días de heladas este invierno, pero no todas las plantas han desarrollado su raíz lo suficiente, lo que las hace vulnerables. Aemet anuncia una primavera algo seca, pero quizá el refranero tenga algo que decir al respecto

Ricardo Ortega

Las últimas semanas han visto renacer al cereal. Necesitaba temperaturas bajas, que tuvo en enero y febrero, además de humedad, que le llegó en noviembre y diciembre. Pero era urgente que la planta tuviera algo de calor, tanto en la atmósfera como en el suelo, y el mes de marzo ha visto despertar a la planta, que en muchos casos estaba raquítica, con mal color.

Buenas noticias para lo sembrado en otoño y buenas noticias, también, para las cebadas de ciclos alternativos que se han sembrado cuando el suelo lo ha permitido, entre enero y febrero. Ya están naciendo y las perspectivas son buenas ahora mismo.

¿Cuánta superficie de cereal tiene este año Castilla y León? Para José Ángel Cortijo, de Fertiberia, no hay cifras oficiales, pero si prestamos atención a la semilla vendida “veremos que habrá un descenso, sí, pero no tan acusado como nos temíamos”. Evidentemente, este año crece la superficie de leguminosas y de cebadas de ciclos alternativos.

Agua de riego

También cabe prever una mayor superficie de cereal en las zonas de regadío con más problemas de agua.

La CHD ha iniciado las Juntas de Explotación para la campaña de riego, cuando hace unos días los embalses que gestiona se encontraban al 76,2% de su capacidad. En los sistemas Tuerto y Carrión, dos de los más afectados por las restricciones al uso del agua en la campaña anterior, los niveles de embalse permiten afrontar la nueva campaña con optimismo.

Es el sistema Pisuerga-Bajo Duero el que presenta una situación más comprometida, al encontrarse sus reservas al 47,3%. La disponibilidad de agua será limitada para los riegos que dependen de este sistema en las provincias de Palencia, Valladolid y Zamora. Todo ello mientras Aemet anuncia una primavera entre normal y más seca.

“Los que no entienden de agricultura”

José Ignacio García Barasoáin, responsable de Agroseguro, describe bien la situación del campo: “Está muy bonito para los que no entienden de agricultura”. Se ven verdes muy vivos, con una planta que ha despertado, pero por debajo del suelo el panorama no es tan prometedor, con muchas zonas en las que el cereal no ha enraizado.

No lo ha necesitado en un invierno considerado “cálido”. La planta va a necesitar aportes de agua de forma casi continua porque no está en condiciones de afrontar un periodo largo sin lluvia. “Con una primavera húmeda tendríamos un año de producciones normales”, apunta.

Luisma Palencia, de Casasola de Arión (Valladolid), señala que el 80% del cereal ya ha recibido el nitrogenado y está en pleno desarrollo. Solo faltan las últimas cebadas en ser sembradas. En general, los suelos de la comarca son fuertes y retienen el agua, pero para tener una producción normal debería llover a lo largo de mayo.

En la misma provincia, Borja Vara apunta que en Ataquines en cereal presenta un aspecto irregular. “El cereal que se sembró más temprano tiene mejor aspecto y está alto, pero pronto pedirá agua”.

“Virgencita, virgencita…”

El aspecto también es bueno en Pozoantiguo, entre la Tierra del Pan y la comarca de Toro. En febrero cayeron 22 litros de agua en varias veces, a lo que hay que añadir otros 15 en forma de nieve. “Virgencita, Virgencita, que me quede como estoy” es la jaculatoria que mejor recoge el estado de ánimo, según Obdulio Barba.

En la comarca es conveniente que no caigan más de 200 litros entre septiembre y diciembre, pero en ese periodo han caído 265, con lo que el cereal ha sufrido. Pero ahora está en buen momento y las heladas permitieron que el cereal enraizara.

¿Cómo será la primavera? Para Barba, se puede recurrir al refranero local, según el cual “Candelaria clara, primavera oscura”. Este año las Candelas (2 de febrero) fueron de cielo claro, con heladas, de modo que correspondería una primavera con nubes. “Veremos si este año se cumple”.

En Salamanca se ha sembrado todo el secano que estaba previsto, incluso para cumplir los requerimientos de la PAC, señala José Antonio Marcos, de Campal. “El paisaje está precioso, aunque aquí se dice que en marzo el campo siempre gusta”, advierte.

No hay mucho ánimo, por mucho que vaya bajando el precio de los insumos, “y este año se va a ver quién es un verdadero profesional”. Mal lo tienen los que no han querido vender su cosecha después de los precios elevados de estos meses, porque los gastos de producción fueron elevados el año pasado… y ahora vuelven a serlo. “Quien vendió el trigo por encima de 360 euros el año pasado ha querido repetir, y ahora no va a poder vender por encima de 280”, destaca.

Más ciclos cortos

El paisaje del Cerrato palentino también ofrece una estampa para inmortalizar en Instagram, después de haber registrado lluvias hasta hace pocos días. La planta pasó frío en la segunda quincena de febrero y ahora se está desarrollando, dentro de su ciclo.

Como en otras zonas, ha crecido mucho la cebada de ciclos alternativos. En unos casos por las dificultades para sembrar, pero en otras porque se ha buscado una rotación tardía para combatir las malas hierbas, como apunta Carlos Lobejón, de Agropal.

En León, Luis de Juan apunta que el cereal presenta calvas. “Está peluchando”, subraya. Necesita absorber los últimos nitrógenos que se han aportado. En la zona del Órbigo los trigos de regadío están bonitos y presentan un color verde intenso. Algunos agricultores ya planean una segunda cobertera, ante la previsión de que tengamos un buen año de producciones.

En general, en la provincia el cereal está algo atrasado. “Es mejor así porque, de adelantarse, sería vulnerable a las heladas”, recuerda el técnico de LESA.

Peor fertilización

Alfonso Palomo, director comercial de la compañía Octaviano Palomo, apunta que con la llegada de la primavera asistimos a un abonado de cobertera más escaso que otros años, consecuencia de unos precios que no han bajado lo suficiente.

En cualquier caso, si en los meses clave se dan las condiciones propicias de temperatura y humedad, podemos estar ante producciones normales.

El precio de la proteína sigue en niveles altos, “lo que lleva a que el maíz salga de la fórmula y caigan sus precios”, mientras la cotización de las oleaginosas baja de forma importante: la colza y el girasol han caído un 40% respecto al valor que tenían en el momento de la cosecha. Ahora mismo no existe interés por parte del comprador.

“Ni siquiera se puede dar un precio de venta”. Y es que el precio del mercado se encuentra muy por debajo del precio de las lonjas.

José María Santos, de Urcacyl, señala que hasta hace poco había una diferencia muy notable entre aquellas parcelas abonadas y aquellas que no lo estaban. Pero los nitrogenados han permitido que esos nutrientes se vayan absorbiendo y que las diferencias sean menores.

El campo está bien, sí, pero para él no está cerrado el mapa de siembras. “Hay agricultores que aún no saben con certeza qué tienen que hacer; sigue habiendo cierto despiste”.

¿Te ha interesado esta información? Suscríbete a nuestra revista y recibe todos los meses el mejor análisis de la agricultura española.

NOTICIAS RELACIONADAS
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img