spot_img

La publicación agraria líder

martes, mayo 28, 2024
spot_img
spot_img
InicioEl seguro agrarioEl seguro es “fundamental” para gestionar los riesgos a los que se...

El seguro es “fundamental” para gestionar los riesgos a los que se enfrentan las explotaciones

Es el momento de contratar los seguros de primavera que protegen las cosechas de herbáceos extensivos o la uva de vino, entre otros cultivos que gozan de gran importancia en Castilla y León

El cambio climático es un fenómeno que nos afecta cada vez más a toda la sociedad, y por tanto a todos los sectores económicos y productivos, si bien es lógico pensar que son los agricultores y los ganaderos los que lo viven (lo sufren) más directamente, debido al medio en el que trabajan.

El año 2022 alcanzó su máximo histórico de indemnizaciones, con 769 millones de euros abonados por Agroseguro a nivel nacional, lo que supone un 6,5% más que en 2021, y supera los 732 millones con los que se cerró 2012 (que hasta el momento era el de mayores indemnizaciones).

Castilla y León, por su parte, aunque por fortuna esquivó los efectos de la helada que en abril sufrieron otras regiones, ha cerrado el año con 81,42 millones de euros en indemnizaciones abonadas. Esta cantidad se debe fundamentalmente a las elevadas temperaturas, golpes de calor y escasas precipitaciones que se registraron a lo largo del año.

Los cultivos herbáceos fueron los que sufrieron los daños más importantes, con indemnizaciones cercanas a los 55 millones de euros, es decir, un 83% más que en la campaña 2021. La uva de vino cerró el año con indemnizaciones de 4 millones de euros y los seguros pecuarios con cerca de 20 millones.

Ante este escenario, un mecanismo como el seguro agrario es fundamental para la gestión de los riesgos que afectan a las explotaciones agropecuarias. Y es que esta herramienta ofrece a los agricultores una amplia variedad de alternativas de aseguramiento, con diferentes niveles de garantías y coberturas, pudiendo escoger la que más se ajuste a las necesidades de su explotación y a través de las cuales podrá ajustar el coste de su seguro

Durante la campaña pasada en Castilla y León se firmaron más de 77.190 pólizas que dieron cobertura a 2,14 millones de hectáreas y a más 9 millones de toneladas. Los seguros de cultivos herbáceos representan el 80% de esta producción asegurada, con más de 7 millones de toneladas, 44.420 pólizas y una superficie protegida de 2,03 millones de hectáreas.

Por su parte, de uva de vino se firmaron 2.765 pólizas, para una superficie de 31.810 hectáreas y 213.670 toneladas y los cultivos industriales no textiles contaron con más de 1,1 millones de toneladas aseguradas. Cifras muy importantes de aseguramiento y por tanto una noticia excelente para la región.

Seguros de primavera

Ahora es el momento de contratar los seguros de primavera que protegen las cosechas de herbáceos extensivos o la uva de vino, entre otros, cultivos que gozan de gran importancia en Castilla y León.

El seguro de cultivos herbáceos, es el que cuenta con más peso en la región (no en vano Castilla y León es su principal zona de producción junto a Castilla-La Mancha, Aragón, Andalucía y Cataluña).

Actualmente, los agricultores cuentan con la posibilidad de asegurar sus explotaciones a través de la opción que conocen como módulo de pedrisco, es decir, el módulo P, que cubre los daños provocados por los riesgos de pedrisco, incendio y riesgos excepcionales por parcela, lo que significa que en el momento en el que ocurra un siniestro, la cobertura se realiza por parcela y por lo tanto la indemnización se calculará igualmente a nivel de parcela.

Además, el seguro incluye una garantía a la paja de cereales de invierno que cubre los riesgos citados anteriormente.

Uva de vino

De la misma forma, también está abierto el periodo para contratar el seguro de uva de vino en su modalidad de primavera, que hasta el 30 de abril ofrece las coberturas frente a pedrisco y los riesgos excepcionales de fauna silvestre, incendio, inundación-lluvia torrencial, lluvia persistente y viento huracanado.

Además, cabe destacar el seguro de cultivos industriales no textiles, que cubre los daños que se produzcan en las cosechas de remolacha azucarera (que hasta el 10 de abril se puede contratar incluyendo el riesgo de no nascencia), pero también de otros cultivos como el lúpulo y la adormidera.

El año ha comenzado estable

Llevamos apenas transcurridos tres meses de año y, por el momento, 2023 se está caracterizando por la estabilidad meteorológica, con algunos siniestros por viento, lluvias persistentes y heladas puntuales.

Aunque entramos en la época en la que una de las principales preocupaciones es el pedrisco, lo cierto es que la meteorología es cada vez más impredecible.

En los últimos años se han venido alternando graves sequías, con fuertes tormentas de pedrisco y lluvia o nieve a deshora. Ha llegado a ocurrir, incluso, que a lo largo de un mismo año se han registrado al mismo tiempo fenómenos contrarios en función de la ubicación geográfica.

Esta situación, por su parte, ha contribuido a consolidar la utilidad, solvencia y solidez del seguro agrario para el sector, ya que es una herramienta que otorga a agricultores y ganaderos esa tranquilidad que la realidad actual no está concediendo.

NOTICIAS RELACIONADAS
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img