spot_img

La publicación agraria líder

miércoles, mayo 29, 2024
spot_img
InicioCerealEs hora de tomar decisiones: “Sin semilla no hay cultivo”

Es hora de tomar decisiones: “Sin semilla no hay cultivo”

“Debemos valorar los pros y contras de cada variedad y seleccionar aquella que mejor se adapte a nuestras circunstancias”, subrayan desde Campal

Afrontamos un inicio de campaña agrícola complejo. Los precios de los insumos de producción son elevados, a lo que hay que añadir la incertidumbre que crea la nueva PAC, pero también unos precios de productos agrícolas que baten récords.

“Por eso el campo debe seguir adelante, si cabe, con más fuerza que un año normal; la gente necesita seguir alimentándose y el campo no debe parar”. Así lo destaca José Vicente Alcántara, ingeniero agrónomo y jefe del Área de Selección y Certificación de Semillas en la compañía Bernabé Campal.

“Esta campaña, además, debido al retraso en las lluvias, que ha frenado las labores, el agricultor ha tenido más tiempo para reflexionar y valorar todas las opciones”, subraya.

Venimos de un año agrícola con una producción muy irregular, con un clima que ha mermado las producciones de cereal de forma significativa en Castilla y León. Incluso en regadío. “Año complicado de plagas y enfermedades que hicieron su aparición para recortar, aún más si cabe, la producción; sobre todo en regadío, no alcanzó los valores que a principios de mayo se aforaban”, recuerda el responsable de Campal.

La siembra es el comienzo del cultivo, el momento en el que se deposita la semilla en el suelo para que germine y dé comienzo el proceso productivo. En la naturaleza esta siembra se realiza de manera espontánea y las plantas llegan a desarrollarse, pero hablamos de plantas silvestres con un valor productivo muy pequeño.

Por el contrario, con las labores realizadas en el terreno agrícola previas a la siembra intentamos poner a la semilla del cultivo en la situación más ventajosa posible para su correcto desarrollo.

Con los tratamientos herbicidas eliminamos la competencia, y con insecticidas y fungicidas protegemos el cultivo frente a plagas y enfermedades; el abonado proporciona nutrientes para su desarrollo y el clima y el agua, bien sea de lluvia o riego, condiciona también la productividad. “Todos estos factores, labores, abono, fitosanitarios, agua y clima, tienen un único objetivo: el correcto desarrollo de la semilla”, recalca Alcántara.

Dicho todo lo anterior, subraya que “si no tenemos semilla, no tenemos cultivo; por lo tanto, si no tenemos una buena semilla no podemos tener un buen cultivo”.

NOTICIAS RELACIONADAS
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img