spot_img

La publicación agraria líder

lunes, julio 15, 2024
spot_img
InicioHortícolaLa revolución del pimiento zamorano

La revolución del pimiento zamorano

La superficie destinada a esta hortícola en la comarca del Tera ha crecido un 77% gracias al contrato firmado hace una década con Mercadona

El pimiento lleva décadas definiendo la agricultura de la vega del Tera, en Zamora, gracias al agua y a las condiciones de suelo y clima de la comarca. Aquí se da el pimiento morrón, amparado por la IGP Pimiento de Fresno-Benavente, y aquí llegó hace una década la compañía Mercadona en busca de nuevos proveedores.

Aquello supuso el nacimiento de La Huerta del Tera, cuya administradora, Isabel Ruiz, describe de forma gráfica lo sucedido desde entonces: “Hace diez años nadie sabía en la comarca lo que era una plantadora de pimiento, y ya tenemos seis”.

Isabel Ruiz, administradora de la Huerta del Tera

Su actividad da trabajo a cerca de 20 personas y se despliega en cinco municipios del Tera, el Esla y la Tierra del Pan. Algo más de 18 hectáreas de cultivo, a razón de 35.000 plantas por hectárea.

La planta llega desde un vivero situado en la propia comarca, lo que facilita la labor. “Sobre todo, el vivero nos garantiza la calidad de la planta y nos asegura que trabajamos con la variedad genuina, la que nos aporta las cualidades que demanda el mercado”, apunta Isabel.

Ciencia ficción

La producción permite atender las tiendas de Mercadona en la mitad norte peninsular. Se plantan en mayo y se cosechan a partir de agosto, con una actividad que genera un importante valor añadido para la zona, y que ha animado a numerosos jóvenes a regresar a la agricultura en una comarca en la que el relevo generacional sonaba a ciencia ficción.

“Han visto que se pueden dedicar a esto gracias a que ven una rentabilidad y a que Mercadona comprará su producción”, señala la administradora.

Algunos incluso diversifican los cultivos e instalan invernaderos, en una comarca que ha crecido y se ha profesionalizado. Hoy es parada obligada para todo tipo de proveedores, desde empresas de riego por goteo hasta de fertilizantes, un ejemplo de la actividad que genera la agricultura.

La Huerta del Tera plantará esta campaña 600.000 plantas de pimiento

A la sombra de esta creciente actividad surgen iniciativas tan relevantes para el medio rural como poner en marcha una casa rural o reabrir el bar del pueblo. La agricultura como motor de desarrollo local.

Eficiencia energética

Este notable desarrollo de La Huerta del Tera se ha visto beneficiado por la utilización de nuevos métodos de cultivo, el uso de novedosos tratamientos fitosanitarios, la introducción de mejoras en la selección de semillas y una continua modernización de las explotaciones, en las que se han realizado importantes inversiones para mejorar, entre otros aspectos, la eficiencia energética.

La relación con Mercadona se ha consolidado con el paso de los años. Está basada en la confianza mutua, tanto en relación con los aspectos técnicos como en los económicos. “El año pasado se disparó el precio de los insumos, pero se pudo repercutir en el precio que recibimos; es algo que no siempre se hace en el ámbito agroalimentario y que a nosotros nos da seguridad”, apunta Isabel Ruiz.

18 agricultores forman parte de la compañía

Los técnicos que asesoran al agricultor pertenecen a la propia compañía. Los únicos externos que visitan las fincas son los de certificaciones como Global GAP, una norma de calidad que avala toda la producción.

Al agricultor integrado en este sistema le va bien desde el punto de vista técnico y económico. “Por eso todos renuevan el acuerdo un año después de otro”, apunta Isabel. El pimiento encaja muy bien en las rotaciones. El año anterior se siembra cereal, veza o girasol, y el año posterior va bien un maíz, puesto que la parcela queda abonada y preparada.

Agricultores más profesionalizados

Según nos cuenta Isabel, la actividad profesional en La Huerta del Tera ha sufrido un cambio radical en esta década de actividad. “Antes se hacían plantaciones muy pequeñas, con semilleros que producía el propio agricultor. Aquí no se sabía lo que era el riego por goteo. Ahora todo esto se ha profesionalizado. Todo se trabaja con maquinaria, con variedades cada vez más competitiva, con técnicos que nos asesoran a lo largo de todo el ciclo del cultivo. Ha dado un cambio del 100%”, señala.

“El cultivo del pimiento es una alternativa rentable, siempre y cuando te dediques a ello profesionalmente” nos cuenta Alberto, agricultor de la compañía y uno de los fundadores. Lo cierto es que la producción de pimiento requiere una gran mano de obra y cuenta con unos costes de producción bastante altos.

Alberto Gandanillas dejó su trabajo en una gestoría para trabajar en el campo y hacerse cargo del negocio familiar

La Huerta del Tera trabaja por sumar agricultores (son quince en la actualidad) a su esquema de trabajo, para lo que adapta las variedades a los tipos de suelo existentes en cada lugar.

En su alianza con Mercadona ha realizado una decidida apuesta por llevar al mercado un pimiento de la máxima calidad, “buscando la satisfacción del consumidor, apostando por comercializar las variedades como Alcudia y Mendoza (en pimiento rojo) y la variedad Alicum (en pimiento de freír, llamado ’italiano’)”.

También se cultivan cinco tipos diferentes de la variedad Lamullo, que se cosecha en verde o como pimiento rojo en función de la parcela y de las necesidades de producción. “En función del color que buscamos vamos jugando con los tipos de suelo y las variedades”, apunta Isabel Ruiz.

CAMPO acompañó a Sandra Rivera en la plantación de sus pimientos

Sandra Rivera nos cuenta que con el cambio climático buscan nuevas variedades que maduren antes. “Queremos producir pimiento rojo desde agosto y las plantas utilizadas habitualmente con estas temperaturas muchas veces se nos retrasan en la maduración”, nos cuenta.

¿Qué pasa con el agua?

En principio este año hay disponibilidad de agua, “pero teniendo en cuenta que lo que un día está bonito se puede poner peligroso en poco tiempo”. Por ejemplo, le han llegado noticias de que el embalse de Riaño está desembalsando agua con destino al de Ricobayo, para la producción de energía eléctrica.

También señala que los agricultores de Coreses, en la Tierra del Pan, toman el agua del canal de Toro y están sometidos a restricciones. Eso ha llevado a muchos de ellos a dejar fincas en barbecho y dedicar el agua disponible al cultivo del pimiento, que es el que aporta más valor a sus explotaciones.

NOTICIAS RELACIONADAS
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img