spot_img

La publicación agraria líder

jueves, julio 18, 2024
spot_img
InicioFertilización¿Por qué es tan importante el abono orgánico?

¿Por qué es tan importante el abono orgánico?

Los fertilizantes de origen animal revitalizan la tierra y mejoran su estructura. Los nutrientes se liberan de forma gradual, lo que garantiza el suministro que requiere el cultivo

Ricardo Ortega

La materia orgánica es un componente del suelo de gran importancia para el desarrollo de los cultivos. Así lo tenían claro nuestros abuelos y así lo subraya la nueva PAC. Pero, ¿cuáles son realmente los beneficios que aporta?

Marta Tardón, responsable de la fábrica de Abotrans en Escarabajosa de Cabezas (Segovia), destaca que el estiércol mejora la estructura del suelo, su porosidad, aireación y capacidad de retención de agua.

Las enmiendas orgánicas contribuyen a aglutinar los suelos arenosos y a disgregar y airear los arcillosos, confiriéndoles una mayor porosidad.

Además, revitalizan el suelo y ayudan a recuperar los terrenos dañados por el uso reiterado de abonos de síntesis, favoreciendo la actividad microbiana en nuestra tierra.

¿Cuál es la fecha idónea?

Se debe tener en cuenta que no es lo mismo aportar un estiércol que llega directamente de la granja que uno compostado, que es la opción de Abotrans. En el primer caso el abono requiere un periodo de varias semanas para su descomposición, previa a que los nutrientes se incorporen en el suelo.

En cambio, en el caso del producto compostado esa descomposición ya se ha ido produciendo durante el compostaje, de modo que las unidades de nutrientes se aprovecharán por la planta prácticamente a continuación de ser aportadas.

Por otra parte, hay que tener muy en cuenta el cultivo del que se trate.

Viñedo y hortícolas

El viticultor recomienda aportar esta enmienda en dos veces: un primer momento puede ser entre los meses de noviembre y diciembre, mientras que el segundo llegará en torno al mes de marzo, de modo que se incorpore justo antes de la brotación. La planta registra una importante demanda de nutrientes en ese momento de su desarrollo.

También los cultivos hortícolas, por ejemplo, tienen en el mes de marzo un periodo de gran demanda.

¿Y en el cereal?

Marta Tardón destaca que cada vez son más los agricultores de cereal o leguminosas que se interesan por los abonos de origen animal. “Les surge la inquietud y se dirigen a nosotros para informarse, aunque no siempre adquieren el producto”, destaca.

Para el cereal, lo idóneo es aportarlo en verano, pensando en las siembras de octubre y noviembre, cuando esta enmienda será una buena acompañante en el momento del nacimiento y la implantación del cultivo.

Por tipos de suelo

En los suelos arenosos el abono orgánico realiza una labor de agregación para que el suelo no esté tan suelto.

Al mismo tiempo, en los suelos arcillosos la labor es la contraria: contribuye a una cierta disgregación del suelo.

Para Marta Tardón, el objetivo del agricultor debe ser realizar este aporte de materia orgánica varios años consecutivos para ir modificando la estructura del suelo. El resultado será una fertilización inorgánica más eficaz y también más eficiente, gracias a que el agricultor dispondrá de un suelo más fértil.

¿Compite con el abono inorgánico?

Este año los precios de este tipo de abono han subido como consecuencia del incremento de los gastos de producción. Pero ni punto de comparación con la escalada de precios que ha experimentado el abono de síntesis, muy dependiente del precio de la energía y con una evolución estrechamente vinculada a las noticias que llegan desde Ucrania.

Desde el punto de vista agronómico, para un abonado de fondo el estiércol equivale a un NPK 2-3-4. Es decir, supone un aporte de nutrientes inferior a lo que supone un fertilizante ‘químico’.

Evidentemente, su valor no reside en la cantidad de unidades de nutrientes, sino en la mejora cualitativa del suelo, con una estructura más apta para la actividad agrícola, y en concreto para disponer de una tierra que mejora su relación con las raíces de la planta.

“Las ventajas no residen solo en el aporte de nutrientes, sino sobre todo en la mejora de la estructura de nuestra tierra”, recalca Tardón.

NOTICIAS RELACIONADAS
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img