spot_img

La publicación agraria líder

sábado, abril 13, 2024
spot_img
InicioViñedoMenos uva, pero de buena calidad

Menos uva, pero de buena calidad

La vendimia se ha adelantado considerablemente esta campaña, en unos lugares más que en otros. Las producciones son menos elevadas, sin enfermedades y se podrán elaborar buenos vinos. Hay dos semanas de anticipo en la DO Rueda, donde se inició ya a mediados del mes pasado. Concluirá a finales de septiembre o principios de octubre con 100 millones de kilos.

Jesús Díez de Íscar, director técnico del Consejo Regulador de la DO Rueda, confirma que este año “se ha producido un adelanto importante respecto a un año normal y ha comenzado la vendimia 17 días antes de un año típico. Además, hay que resaltar que las condiciones sanitarias y de calidad de uva presentan unas condiciones óptimas, lo cual presagia una cosecha de 2017 equilibrada y de gran calidad”. El precio de la verdejo ronda los 0,80 euros el kilo.

La mecanización permite que la recogida se realice en el momento óptimo de madurez, vendimiando las parcelas de viñedo que el enólogo considera que cumplen los parámetros de maduración. El incremento cualitativo es notable.

Los servicios técnicos de Rueda están encuentran a pleno rendimiento. Controlan la procedencia de la uva, las producciones por hectárea, la sanidad y la cantidad de uva de cada variedad entregada en cada bodega. Desechan las partidas que no cumplen los requisitos fijados. 74 auxiliares, junto a los cinco veedores del Consejo Regulador controlan la entrada de la uva en bodega y vigilan la calidad.

A finales de mes, unas semanas antes de lo habitual, comenzó también en Toro. La recogida de la uva se generalizará a partir de la mitad de septiembre, con una estimación de 20 millones de kilos. La falta de lluvia y las características del clima y los suelos existentes en la DO Toro han favorecido la ausencia de enfermedades en el viñedo, por lo que la uva recogida será de una calidad excelente, con un muy buen equilibrio entre el grado alcohólico y la acidez.

En las últimas jornadas se han calculado que el agua caída oscila entre los 15 o 20 litros por medio cuadrado en algunas zonas, hasta los 70 u 80 litros por metro cuadrado en otras, según reseñan desde el Consejo Regulador.

En Cigales comienza la vendimia ahora. La recomendación del Consejo Regulador, en ausencia de lluvias, era iniciar la tarea a mediados de esta semana. La directora técnica, Águeda del Val, consideraba que, teniendo en cuenta el índice de madurez, no se puede demorar más. La razón es que al encogerse la uva se concentran los azúcares y pierde un grado a la semana, aunque mantiene la acidez.

Así, la elaboración de rosados podría verse perjudicada. La situación no preocupa para los tintos. La DO estoma que la pérdida de producción estará entre el 35% y el 40%, aunque las últimas lluvias pueden atenuarla. Sequía, heladas y pedrisco es el trío culpable.

La sanidad vegetal en Cigales es perfecta. No ha habido problemas. Las heridas del granizo han cicatrizado con el calor de manera natural y sin otras incidencias. La meteorología de los últimos meses ha jugado a favor en este aspecto.

Ribera del Duero generalizará la vendimia, si se cumplen las precisiones actuales del Consejo Regulador, en semana y media. Las fechas no difieren apenas con la campaña de 2016. Como en el resto de Castilla y León, la producción será menor que la de otros años debido a las heladas de finales de abril, tal como señala el director técnico, Agustín Alonso. Algunas variedades blancas ya van camino de las bodegas.

La sanidad es perfecta y el ciclo irregular debido a la sequía, aunque las recientes lluvias harán que se iguale el desarrollo y mitigarán el retraso de una docena de días que acumulaba la viña.

Las bayas son pequeñas y con piel gorda, lo que repercutirá en que los vinos de Ribera del Duero sean concentrados. Todo apunta a que la calidad será buena, en la dinámica habitual y característica de esta prestigiosa denominación de origen.

 

NOTICIAS RELACIONADAS
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img