spot_img

La publicación agraria líder

lunes, febrero 26, 2024
spot_img
InicioAguaLa comunidad de regantes del Páramo Bajo “ya no aguanta más” tras...

La comunidad de regantes del Páramo Bajo “ya no aguanta más” tras un reventón de 13 años  

Denuncia que son continuas las deficiencias sufridas con “más de 280 reventones” desde esa fecha. Este año, sin apenas empezar a regar ya llevan 16 roturas

La comunidad de regantes del Páramo Bajo de León y Zamora ha enviado un comunicado a los medios en el que manifiesta que “ya no aguanta más” tras una avería de 13 años. La entidad pide responsabilidades a SEIASA por los reventones e incidencias producidas en los Sectores de Riego I, II y V desde la campaña 2010.

Denuncia que son continuas las deficiencias sufridas con “más de 280 reventones” desde esa fecha. Este año, sin apenas empezar a regar ya llevan 16 roturas.

El 30 de abril de 2023 se celebró Junta General en la comunidad de regantes, a la que asistieron compromisarios, vocales y partícipes, donde entre otros asuntos, pidieron que se informara de lo ocurrido en la reunión mantenida el 27 de abril en Valladolid con SEIASA para tratar la situación de los sectores I, II y V.

En la reunión mantenida con SEIASA se informó del Plan de reposición en el que se había trabajado en reuniones técnicas con miembros de la citada Sociedad, donde se había establecido un calendario a tres años para proceder a la reposición de tubería y piezas especiales, marcándose en un plano lo que la comunidad de regantes consideraba que supondría una mejora en los sectores referidos.

El cambio afectaría al 22 por ciento de la obra de los referidos sectores, aunque la obra habría que cambiarla entera, ya que cada vez revienta en un ramal diferente, independientemente de la dimensión de la tubería. La reunión fue muy tensa, sin poder llegar a ninguna solución. El trabajo presentado, realizado durante semanas no fue tenido en cuenta. “La conclusión es que se trabajó para nada”, denuncian.

Esta obra entró en funcionamiento el año 2010, el primer año, regando poca superficie ya hubo 6 reventones y el segundo año, 29 reventones y a esta fecha ya son 280 reventones a los que habría que sumar los 16 que ya llevamos en la presente campaña sin apenas riego.

La reparación de cada reventón supone la colocación de dos arpoles por encontrarse la tubería enterrada, con lo que llevamos cerca de 600 colocados.

En nuestra opinión, las soluciones adoptadas son “parches” en la obra. La reposición de alguna de las averías supone el cambio de arpoles ya colocados en obra, que han fracasado al romperse los tornillos que los sujetan.

“Después de manifestarnos y no poder regar en el sector I conseguimos que nos cambiaran unos 18 kilómetros de tubería principal por TRAGSA y no hemos vuelto a tener ningún problema. Esa es la obra que queremos”, advierten.

El segundo año la comunidad de regantes envió un escrito a la SEIASA poniendo de manifiesto lo que estaba ocurriendo en la obra, un completo desastre, escrito al que no atendieron puesto que ellos son los dueños durante 50 años. La entidad ya advirtió desde el primer año de funcionamiento que no se recibiera la obra.

Con tantos reventones la tubería está llena de piedras y cascotes y está ejecutada de tal modo que sirve de drenaje para las parcelas: “Entra el agua de fuera para dentro y de dentro para fuera, hasta que revienta”.

“En estos momentos se están detectando puntos en los que sale agua para fuera y pasados unos días desaparece hasta que revienta la tubería. En el plano de todos los sectores se detalla con puntos amarillos las roturas/fugas y nos preguntamos si se puede regar así; nos vemos regando de nuevo con la pala y las botas”, señalan en su nota de prensa, que firma Herminio Medina, presidente de la Junta de Gobierno de la comunidad de regantes.

NOTICIAS RELACIONADAS
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img