spot_img

La publicación agraria líder

sábado, marzo 2, 2024
spot_img
InicioCooperativasLa covid-19 no detiene la progresión de Copiso

La covid-19 no detiene la progresión de Copiso

La cooperativa soriana ha seguido prestando todos los servicios al socio agricultor y ganadero, atendiendo sus necesidades y trabajando al 100% mientras se adaptaba a las formas de trabajar impuestas por el nuevo coronavirus

Toda la sociedad ha reconocido lo importante que es tener una agricultura y una ganadería fuerte, con una industria agroalimentaria moderna y competitiva. Después de esta crisis tan excepcional de la covid-19 se ha demostrado que somos un sector económico y productivo esencial para los ciudadanos, que han vivido un confinamiento más tranquilo sabiendo que los agricultores, ganaderos y la industria agroalimentaria estábamos trabajando con normalidad. Me siento orgulloso de formar parte de este sector, que ha demostrado su responsabilidad empresarial, su relevante papel social y su solidaridad”.

Así ha valorado el director-gerente de Copiso, Andrés García, la experiencia vivida por la pandemia del coronavirus, que continúa con toda su actividad y sus proyectos, “si cabe con más ilusión, fuerza y responsabilidad”, remarca García.
Copiso ha seguido prestando todos los servicios a los socios agricultores y ganaderos, atendiendo todas sus necesidades y trabajando al 100%, adaptándose a las nuevas formas de trabajar que han exigido los protocolos de protección y seguridad ante la Covid-19, y que todavía continúan.Copiso porcino

Aunque es pronto para sacar todas las conclusiones “sobre lo que nos cambiará esta crisis y sus restricciones de movilidad, algo se puede adelantar. Por ejemplo, hemos aprendido a utilizar nuevos recursos y herramientas digitales de trabajo, que estaban ahí pero que no nos habíamos planteado usar, y que han llegado para quedarse por su utilidad”. Entre ellas están el teletrabajo o las plataformas de videoconferencia.

El socio ha entendido muy bien el momento de emergencia sanitaria que se vivía, consciente de la gravedad de la situación, y ha colaborado con responsabilidad, cumpliendo las diferentes instrucciones dadas desde la cooperativa, añade García. “El trabajo de los agricultores y ganaderos, que a veces no es comprendido suficientemente, en un medio rural con muchos problemas para sobrevivir que merece ser apoyado, ayuda claramente a la sostenibilidad y a los equilibrios ambientales y poblacionales, cuestiones que pueden tener algo que ver con la aparición de pandemias como la del coronavirus”, apunta.

También quiere destacar el buen hacer de los trabajadores de Copiso, ya que, a pesar de la incertidumbre del momento, han hecho todo lo posible para que la cooperativa siguiera funcionando con normalidad, prestando su servicio al socio y, en consecuencia, al consumidor. “Ellos han sido un eslabón fundamental y, una vez más, han vuelto a demostrar el valor de contar con un gran equipo humano”, remarca.

Ampliación

Prueba de que Copiso continúa con su progresión es que ha comenzado la construcción de cuatro naves de almacenamiento en su complejo industrial de Valcorba, con una inversión de 2,5 millones de euros y que supondrá incrementar la capacidad de almacenaje en 20 millones de kilos. Se sumarán a la capacidad de 155 millones que ya hay, repartidos en las instalaciones de la provincia de Soria.

Copiso cuenta con una ejemplar infraestructura de almacenaje, clave para su estrategia productiva y de gestión, especialmente si -como este año- se espera recoger una cosecha histórica. Con los más de 200 millones de kilos que recibirá de sus socios, el autoabastecimiento para la fabricación de pienso que demanda su producción porcina está asegurado.

A la espera de que se celebre la asamblea general que apruebe los datos del ejercicio 2019, que se ha retrasado por la covid-19, sí cabe decir que la producción de pienso de la fábrica de Valcorba se incrementó un 10% en 2019, consecuencia del también aumento de la producción y comercialización de cerdos, que ha alcanzado unos 935.000 animales sumando las empresas participadas, es decir, unos 45.000 más que en el año anterior.

Un segundo proyecto que se va a iniciar ya, con una inversión de tres millones de euros, es la construcción de una planta de ‘blending’ en Almazán, para ofrecer a los agricultores la mezcla de abonos a la carta más adecuada para sus tierras. A medio plazo, también se va a a construir una segunda fábrica de piensos en las instalaciones de Valcorba, similar a la existente, con una inversión de más de 10 millones de euros.

Pero la urgencia sanitaria ha llevado a Copiso a ser “corresponsable, comprometido y solidario” con Soria, una de las provincias que más ha sufrido las consecuencias de la covid-19. Por eso, además de diversas iniciativas de entrega de material de protección, ha donado al Servicio de Cardiología del Hospital Santa Bárbara un equipo de ecocardiografía de alta gama, por un valor de 154.000 euros, que va a suponer “un paso de gigante en las prestaciones del servicio, poniéndose al mismo nivel en herramientas y dinámicas de trabajo que los grandes hospitales del país”, según ha indicado Philips, la marca proveedora del equipo.

Asimismo, Copiso y AIM Ibérica (del grupo Topigs Norsvin) cedieron un equipo de análisis PCR-Real Time al hospital soriano, que permitió una identificación rápida y precisa de infecciones por covid-19, en el momento más duro y de más saturación. El destino definitivo de este equipo será un nuevo laboratorio sobre inseminación artificial porcina que AIM Soria tendrá pronto en las instalaciones de Copiso.

NOTICIAS RELACIONADAS
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img