spot_img

La publicación agraria líder

martes, marzo 5, 2024
spot_img
InicioFertilizaciónAcertar con la abonadora para cuidar nuestra explotación... y el entorno

Acertar con la abonadora para cuidar nuestra explotación… y el entorno

Es importante revisar la calibración de la máquina en función de las especificaciones del fabricante. Mantener en buen estado los equipos de aplicación permite optimizar la distribución del abono. Debemos ajustar las condiciones de trabajo a cada tipo de fertilizante

Estamos en plena campaña de abonado de fondo y son diferentes las entidades que ofrecen sus recomendaciones para que se realice una labor eficaz. La Asociación Nacional de Fabricantes de Fertilizantes de España (Anfee) recoge una serie de buenas prácticas en su ‘Guía práctica para una fertilización racional’. En este manual, la asociación recomienda poner en práctica técnicas de aplicación para una dosificación lo más homogénea y precisa posible.

Entre otros consejos, recomienda revisar la calibración de las abonadoras en función de las especificaciones de su fabricante y mantener en buen estado los equipos de aplicación para optimizar la distribución, además de ajustar las condiciones de trabajo a cada tipo de fertilizante.

Calidad química, pero también física

Es fundamental que el agricultor se asegure de adquirir fertilizantes de calidad, tanto química como física, que hayan sido elaborados con materias primas adecuadas y que contengan un contenido apropiado de nutrientes y que estos sean asimilables por los cultivos. “Con la asimilabilidad nos referimos especialmente al fósforo, ya que en algunos casos este elemento se encuentra en una forma insoluble o que no puede ser utilizada por la planta”, subrayan desde Anfee.

abonadorasTambién recuerdan que los abonos complejos NPK cuentan con el mismo contenido de nutrientes en cada grano y permiten que se pueda abonar de forma homogénea y precisa.

Los parámetros físicos que caracterizan un abono son la densidad, la granulometría, la dureza y la esfericidad, siendo todos ellos muy importantes para que puedan ser distribuidos correctamente por las abonadoras. “Si, por ejemplo, hay polvo en el fertilizante, la aplicación no será óptima, por lo que es esencial seleccionar un producto que produzca la menor cantidad posible de polvo al aplicarse”, señalan las mismas fuentes.

Localizar el abono en el sitio idóneo

Un ejemplo de fabricante enfocado a la fertilización eficiente está en Sembradoras Gil, cuyos diseños se centran en localizar el abono en el sitio idóneo para la planta. “De esta forma conseguimos un mejor aprovechamiento, reducimos el desperdicio de fertilizante y evitamos la contaminación del suelo”, señalan desde la compañía.

La máquina está equipada con sensores automatizados para la perfecta localización del abono y con distribuidores de alta precisión. De esta forma el agricultor debe programar la máquina al principio del abonado y posteriormente la máquina irá localizando la planta y esparciendo el abono de forma automatizada y con precisión en el lugar requerido.

Como ejemplo, en Sembradoras Gil mencionan el modelo Fertifruit, una abonadora para leñosos que se adapta a distintos marcos de plantación gracias a su apertura hidráulica. Este modelo permite una dosificación proporcional al avance de la máquina y cuenta con distribuidores independientes para cada lado.

abonado

Reducir el riesgo de contaminación

Con una capacidad de tolva de 2.200 litros, el Fertifruit un modelo que cumple con el objetivo de depositar el abono en la cantidad y en el lugar deseados. “Ello evita desperdiciar abono entre árboles o por medio de la calle, y de este modo no se estarán alimentando las malas hierbas, se reducirá el riesgo de contaminación de aguas subterráneas y, sobre todo, permitirá el ahorro de costes y de tiempo”.

“Ahora mismo, un agricultor que está pensando en cambiar de abonadora debe tener en cuenta las características técnicas, de modo que esté en condiciones óptimas para realizar la fertilización”, señala José Ángel Cortijo, responsable agronómico de Fertiberia para el noroeste de España. “Fundamentalmente, que el abono caiga de la tolva y se deposite en el suelo de forma adecuada”.

Antes de iniciar el abonado, debe comprobar que las paletas no estén rotas o taponadas. También resulta de gran utilidad tener en cuenta en qué posición debe colocar la máquina, de modo que el fertilizante vaya saliendo a la velocidad que necesita, así como disponer de una herramienta de dosificación.

Con ese objetivo es por lo que existen desde hace años máquinas de autopesaje, conectadas a la cabina del tractor mediante un ‘software’ Isobus. Para Cortijo, un gran paso adelante ha estado en las máquinas de distribución variable, que a partir de lo memorizado en campañas anteriores permiten planificar la cantidad que se aportará en cada rincón de la parcela.

La adquisición de una abonadora supone una inversión importante, pero le facilitará su trabajo y le acercará al objetivo de la agricultura eficiente. Pero para alcanzar esa meta es importante que se dé una correspondencia entre la calidad de la máquina y el producto que pretende emplear. “Si aporto un producto de mala calidad o de calibre no uniforme, no se corresponderá la inversión que he realizado con el producto que utilizo y habré tomado una decisión poco eficiente”, recalca Cortijo.

NOTICIAS RELACIONADAS
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img