spot_img

La publicación agraria líder

martes, marzo 5, 2024
spot_img
InicioForrajeRécord de las exportaciones de alfalfa gracias a la demanda China

Récord de las exportaciones de alfalfa gracias a la demanda China

María José Maluenda, Ingeniera técnica agrícola

El conflicto comercial entre EEUU y China y los aranceles aplicados por China a varios productos, entre los que se encuentra la alfalfa, ha favorecido al sector español de la alfalfa con un aumento de 168 mil toneladas en 2018 respecto al año anterior.

En otras ocasiones nos hemos referido a la excelente calidad de los forrajes españoles por su contenido proteico y por ser alimentos de primera calidad para el vacuno de leche, además de mejorar la biodiversidad, y de su aportación a favor de la conservación del suelo y medio ambiente.

El consumo de forrajes nacional sigue un año más paralizado por los bajos precios de los cereales y por la crisis del sector lácteo de los últimos años, factores que inciden en la escasa demanda de forrajes deshidratados y en especial para la alfalfa, que representa el 85% de los forrajes.

El sector tiene su futuro en el comercio exterior y en ello, el conjunto del sector agricultor e industrial buscan y refuerzan sus metas para seguir adelante como líder en el mercado comunitario.

Alfalfa deshidratada

España es el único país que ofrece alfalfa deshidratada, ya que EEUU, primer productor y exportador del mundo, solo utiliza la alfalfa secada al sol y posteriormente prensada. La ventaja de la alfalfa deshidratada es que permite una mejor conservación y calidad al evitar posibles fermentaciones en el transporte y almacenamiento al ser deshidratada del 30/35% de humedad hasta solo el 12%.

El balance de forrajes deshidratados en España, por el descenso de la superficie y por las condiciones prolongadas de sequía, han dado como resultado una caída de la producción a niveles más bajos de los últimos años. El consumo nacional sigue flojo por la fuerte oferta de cereales que, aunque a precios algo superiores a la campaña anterior, siguen siendo fuertemente competitivos.

Si a ello unimos las concesiones para incrementar las importaciones de soja de EEUU a la UE, resulta complicado pensar en aumentar el consumo nacional de forrajes. La superficie de forrajes en España, ha ido descendiendo las últimas campañas, siendo en 2017/18, de 250 miles de hectáreas y una producción de 1.453.000 toneladas, de las que dos tercios se destinan a la exportación.

Castilla y León, tercera comunidad productora

El cultivo de los forrajes se extiende por todas las comunidades, siendo Aragón con 63.321 hectáreas, Cataluña con 23.180 hectáreas y Castilla y León con 14.428 (frente a las 25.861 del año anterior) las más importantes en estos cultivos. El 75% de la producción de alfalfa se deshidrata en las 69 plantas desecadoras repartidas por toda España y el 15% restante se consume como forraje secado al sol con destino al consumo nacional.

Por la calidad de los forrajes españoles y precios inferiores a su principal competidor, EEUU, España se coloca en el segundo lugar en el ranking exportador, aunque los precios de exportación siguen bajando en los países exportadores en los tres últimos años.

Líderes en exportación

Las exportaciones de alfalfa deshidratada españolas ocupan el segundo lugar en el ranking mundial, con 1,1 millones de toneladas, lejos de EEUU, su principal competidor, con casi 5 millones de toneladas.

En 2018 las exportaciones de forrajes a terceros países representaron el 83%, siendo nuestros compradores principales Emiratos Árabes Unidos, que representa el 53,4% de las exportaciones extracomunitarias, manteniéndose un año más en primera posición, seguida este año por China con el 22%.

La fuerte competitividad ejercida por parte de EEUU en los mercados de China y Arabia Saudita en 2016 y 2017 repercutieron negativamente en las exportaciones para España, aunque por otra parte se reforzaron otros mercados, como Jordania, Irán, Líbano y Japón.

Las exportaciones de alfalfa en 2018 alcanzaron 1.280 miles de toneladas, lo que ha supuesto un récord para el sector español, que representa un aumento de 168 miles de toneladas más que el año anterior (17%).

Los mercados que han resultado más positivos para las exportaciones de alfalfa han sido China, que ha supuesto un aumento del 255%, pasando de 65.991 toneladas de 2017 a 234.051 toneladas de 2018, por los aranceles impuestos a la entrada de alfalfa de EEUU, siendo el mayor nivel registrado de la firma del protocolo de 2014 entre China y España.

Hay que reseñar otros mercados demandantes de alfalfa española como Qatar (23.291 toneladas) y Corea del Sur (20.988 toneladas), que han rebasado los niveles de compradores tradicionales como Marruecos, Arabia Saudita e Irán.

En 2018 el precio medio de las exportaciones a terceros países alcanzó 196 euros por tonelada y a los socios comunitarios llegó 174 euros por tonelada.

Competir con EEUU

El proceso de apertura al exterior para el sector de forrajes no ha sido fácil ni tampoco lo es mantenerlo activo. Es difícil competir con el primer productor y exportador mundial como EEUU, que solo en California tiene una producción siete veces superior a la comunitaria, ni tampoco es fácil competir con otros productores como Canadá o Australia.

El sector español sigue posicionándose en los mercados tradicionales. Por ello, debe promocionarse y profesionalizar más la comercialización, lo que el sector ya está llevando a cabo con excelentes resultados.

Aunque existen situaciones negativas por la caída del consumo nacional en la larga crisis del lácteo y los bajos precios del cereal, el sector sigue apostando por mejorar los servicios, que le están valiendo para mantener al sector en un puesto de privilegio.

NOTICIAS RELACIONADAS
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img