spot_img

La publicación agraria líder

sábado, marzo 2, 2024
spot_img
InicioGeneralCastilla y León registra el 58,5% de las solicitudes del Plan Renove...

Castilla y León registra el 58,5% de las solicitudes del Plan Renove de maquinaria agrícola en 2020

El mercado de maquinaria agrícola ha pasado por varias etapas durante 2020, “y actualmente está luchando por recuperar el mercado perdido durante los primeros meses del año”, según señala el secretario de la Asociación Nacional de Maquinaria Agropecuaria y Espacios Verdes (Ansemat), Ignacio Ruiz. En los dos primeros meses el mercado registraba diferenciales interanuales negativos superiores a los actuales, que se hundieron aún más durante las dos primeras semanas del estado de alarma.

En esos momentos de total incertidumbre las previsiones más optimistas para 2020 se movían alrededor de una caída del 50%, y, de hecho, el acumulado de inscripciones hasta abril se situaba casi un 40% por debajo del mismo mercado en 2019.

Pero Ansemat había actuado muy rápido y, gracias a las gestiones realizadas con el Ministerio de Agricultura y la Dirección General de Tráfico, se permitió la actividad en el sector de la maquinaria al considerarse esencial para la producción de alimentos.

Gracias al esfuerzo de todos los profesionales del sector, que han cumplido las medidas de seguridad necesarias para eliminar el riesgo de contagio, y a los continuos mensajes de apoyo a los agricultores y ganaderos, se pudo restablecer rápidamente la actividad productiva, aunque no se han recuperado por igual los diferentes mercados de maquinaria.

Cerrado el mes de noviembre, el volumen acumulado de inscripciones registra una caída del 10,4% respecto al mismo periodo de 2019, aunque si se compara con la media de los cinco últimos años, se ha perdido un 11,4%.

Las condiciones externas que han favorecido el incremento de ciertas cosechas han sido determinantes para permitir la recuperación del mercado en el segundo semestre del año; pero hay que considerar que esta evolución positiva no se ha producido en los mercados sustitutivos de maquinaria, como es el caso del de segunda mano.

En medias podemos establecer que el mercado de maquinaria nueva se relaciona con empresas agrarias y el de segunda mano con pequeños agricultores y ganaderos.

Una crisis como la que estamos viviendo afectaría a ambos mercados por igual si no se hubiera considerado esencial al sector de la maquinaria; pero al haber actuado rápido el mercado de maquinaria nueva se ha recuperado –de hecho en septiembre ya se había recuperado el volumen de ventas perdido durante el estado de alarma, y ahora se busca recuperar el mercado perdido respecto a 2019 por otros factores–, mientras que el mercado de maquinaria usada acumula una caída del 23,1% respecto a la media de los últimos cinco años, precisamente porque los pequeños agricultores han dejado de invertir desviando la renta disponible a otras necesidades profesionales y familiares de mayor urgencia.

De forraje y remolques

Las distintas evoluciones que están siguiendo los distintos tipos de máquinas se relaciona directamente con las variables externas que afectan a los cultivos, siendo más complicado buscar una causalidad con la crisis sanitaria, aunque puede tener un efecto negativo adicional.

Las condiciones ambientales favorables han tenido un efecto positivo en el mercado de maquinaria de forraje, remolques y cosechadoras de cereales, aunque estas últimas han visto reducirse tanto su mercado en los últimos años que actualmente un diferencial positivo no puede asociarse a aumentos de productividad del cultivo.

Los precios y previsiones de cosecha de viñedos y olivar han frenado la recuperación del mercado de tractores, que muestra una evolución diferente en función del ancho de las unidades inscritas. Durante los últimos años ha estado creciendo el mercado de tractores estrechos gracias al aumento de los ingresos de la producción vegetal de los cultivos especiales, sin embargo, en 2020, este crecimiento se ha parado y actualmente la caída se sitúa en el 13,7%, mientras que los tractores estándar han perdido un 7,7% del mercado de 2019. Esta diferencia entre ambos mercados muestra precisamente la reducción estimada de ingresos en viñedo y olivar, agravada además este año por la crisis sanitaria.

La crisis sanitaria ha afectado obviamente a la oferta de maquinaria, ya que las empresas han reaccionado de formas distintas. Aunque Ansemat facilitó la actividad de todas las empresas relacionadas directa e indirectamente con la maquinaria agrícola, desde proveedores de fabricantes a distribuidores y talleres de reparación, era decisión particular continuar con la actividad o no.

Así, si se representa el acumulado mensual diario de las distintas marcas se observan diferentes comportamientos durante los meses que duró el primer estado de alarma.

“Algunas perdieron rápidamente todo el mercado para recuperarlo al poco tiempo después, otras cayeron, pero no lo perdieron del todo y se han ido recuperando”, explica Ruiz. Lo que no se ha detectado de forma clara es la diferencia entre fabricantes e importadores ya que, aunque algunos importadores han visto cómo sus fábricas cerraban durante varias semanas, los niveles de stock existentes en la red comercial han servido para no perder el mercado; de hecho, en la encuesta que Ansemat realizó durante esos meses a las empresas y sus distribuidores no se detectó preocupación elevada por la falta de existencias tanto de recambios y componentes como de máquinas.

Plan Renove

En la evolución del mercado de los distintos tipos de máquinas también se observa fácilmente el efecto de la convocatoria 2020 del Plan Renove, de forma que al inicio del verano los volúmenes de ventas se incrementaron sustancialmente para retroceder a los niveles previos poco después.

En 2020 se han destinado 8 millones de euros para la renovación del parque de maquinaria, diferenciando dos líneas principales, 5 millones para tractores y 3 millones para el resto de maquinaria.

Con el trasvase final del presupuesto se han podido destinar casi 7 millones de euros a máquinas, y poco más de un millón a tractores. Las sembradoras por siembra directa han vuelto a ser las protagonistas de la convocatoria anual, con un 63% del presupuesto total. En lo que respecta a la distribución geográfica, hay que tener en cuenta que, aunque el Plan Renove se aplica de ámbito nacional, en la práctica no quedan distribuidos ni de manera homogénea ni proporcionalmente al tamaño de los mercados regionales. En 2020, ha sido de nuevo Castilla y León la que ha registrado un mayor número de solicitudes, con 566 máquinas (58,5%).

Si consideramos las peticiones realizadas los primeros días desde la apertura de la convocatoria, en Castilla y León se realizaron en 2019 el 63% del total, y en 2020 ha subido dos puntos hasta situarse en el 65%.

“Actualmente estamos esperando las primeras estimaciones de la renta agraria para poder analizar el comportamiento del mercado en 2021, pero no se espera que tenga altibajos importantes mientras no se produzcan crisis externas graves como la sufrida en 2020”, apuntan en Ansemat sobre cómo poder ir el próximo año en la venta de maquinaria agrícola.

“Los indicadores de precios no muestran variaciones significativas en las inversiones previstas, y el sector agroalimentario puede seguir reforzándose en los próximos meses si la climatología lo permite”, añaden.

NOTICIAS RELACIONADAS
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img