spot_img

La publicación agraria líder

lunes, junio 17, 2024
spot_img
InicioGeneralEn fertilización no debemos gastar más, sino mejor

En fertilización no debemos gastar más, sino mejor

La compañía K+S, al ser una de las mayores empresas productoras de sal, potasio y magnesio del mundo, y al estar presente en casi todos los mercados y en casi todos los cultivos desde hace muchísimos años, tiene la visión y la experiencia suficiente como para recomendar apostar siempre por la calidad en los cultivos, e invertir lo que sea necesario para obtenerla. Especialmente, aunque parezca un contrasentido, en sectores o cultivos cambiantes y/o a veces tan imprevisibles como la patata.

En las explotaciones tenemos muchos factores, que no podemos controlar y que inciden directamente en la producción de un cultivo y en su calidad, como las incidencias climatológicas (heladas, sequía, etc.), las características de nuestros suelos, el propio potencial del cultivo o incluso, por qué no decirlo, el precio de mercado, pero existen otros en los que sí podemos influir.

Siempre consideramos tener unas buenas herramientas (tractor, aperos, etc.) buenas instalaciones y buenos trabajadores para garantizar unas buenas labores y normalmente no hay ninguna duda al respecto en cuanto al gasto de estas herramientas. Pero hay otros factores a los que habría que prestar más atención como la fertilización, que es muchas veces en lo primero en lo que se deja de invertir si nos vienen tiempos difíciles, cuando debería ser al revés.

La fertilización es la base de todo, y no somos conscientes de ello. Si tenemos una planta bien nutrida tenemos muchas posibilidades de que nos afecten menos las plagas, enfermedades y cualquier estrés climático que pueda suceder, y seguramente también aseguraremos un buen manejo y mejores condiciones de postcosecha de nuestro fruto, tubérculo o cosecha, todo lo cual nos va a hacer sin duda que nos ahorremos un dinero extra en tratar de solucionar daños causados por estas razones.

Mejorar la calidad

Pero lo más importante es que una buena fertilización va a incidir directamente en la calidad, lo que hará que nuestra cosecha sea mejor valorada: nos lo pagarán mejor o no nos devaluarán tanto el producto dependiendo del momento de mercado.

Si nos concienciamos de la importancia de la fertilización, cabe preguntarse ¿cómo puedo realizar una buena fertilización? Es más, ¿qué es una buena fertilización? ¿Tengo que gastar más para conseguirlo? En anteriores ediciones de la jornada de El Carpio hemos defendido que no es necesario gastar más para hacerlo, sino gastar mejor, optimizar, aportar lo que la planta necesita de acuerdo a nuestros análisis, nuestras expectativas de producción y las características de nuestras fincas. Eso es una buena fertilización.

En la gran mayoría de los casos, en todos los cultivos, históricamente se ha aportado siempre más nitrógeno del que hacía falta y menos de otros elementos de los cuales hablaré a continuación, quizá porque el nitrógeno siempre ha sido el elemento que más rápido actúa en la planta, el más barato; era el nutriente que nunca podía faltar. Es un elemento que se lava y se pierde con facilidad, lo que hacía que muchos agricultores lo aportaran en exceso. En algunos casos ese hábito ha tenido consecuencias fatales por contaminación y en muchos casos ha provocado problemas con la calidad de los frutos o tubérculos. Tanto es así, que la UE desde ya hace unos años reguló la aportación de nitratos para intentar controlarlo en algunas zonas, lo cual parece lógico y necesario.

En cambio, como hemos comentado, existen otros nutrientes, como por ejemplo el potasio y el magnesio, que se han aportado siempre en menor cantidad de lo que necesitaban los cultivos por las razones opuestas al uso del nitrógeno; tardamos mucho en ver su efecto en el campo e incluso no reconocemos su labor. Son más caros y su carencia puede pasar inadvertida un tiempo.

Pues bien, precisamente el potasio y el magnesio son los dos nutrientes que más inciden en la calidad de los cultivos, en tubérculos o frutos especialmente, y la patata no es una excepción.

En el contexto actual de pandemia, hemos tenido un cambio en el consumo hacia la patata de lavado, y en este sector se ha exigido siempre la máxima calidad, lo cual hace incluso más trascendental la aportación de estos dos nutrientes. Por tanto, deberíamos prestar mucha más atención a estos elementos y aplicarlos siempre que podamos.

El potasio tiene un efecto muy positivo en la producción, translocación, conversión y almacenamiento de azúcares dentro de la planta, regula la turgencia de las células y el equilibrio hídrico. Los cultivos que crecen con un contenido en potasio adecuado usan menos agua por unidad de peso de biomasa de la planta y así son capaces de sobrevivir en periodos de sequía. Por ello inciden directamente en el contenido de la materia seca y de almidón del tubérculo. El gráfico que acompaña a este texto muestra un ensayo de campo en Alemania. En dicho ensayo se ha probado el efecto del potasio (en forma de sulfato) en el rendimiento y en la incidencia sobre las manchas negras.

El magnesio juega un papel principal en la fotosíntesis, la síntesis de proteínas y en la activación de varias enzimas. En caso de deficiencia de este elemento el crecimiento de la planta se ralentiza y esto se traduce en una bajada de los rendimientos y de la calidad del cultivo.

Por todo ello, ambos son los nutrientes que más influyen directamente en el crecimiento y desarrollo de la raíz de la planta, y van a hacer por tanto que la planta sea más resistente y tenga un mejor estado fitosanitario.

En qué forma aportamos potasio y magnesio

Una vez que tenemos el convencimiento de aportar más potasio y magnesio, también tenemos que ver cuál es la mejor forma de aportarlo.

Las tres formas principales de fertilizantes simples potásicos más comunes en agricultura y que están disponibles en el mercado son: el cloruro de potasio (KCl) también llamado muriato de potasio (MOP) que contiene 60% K2O; el sulfato de potasio (SOP – K2SO4), que casi está libre de cloruros, contiene un 50% K2O + 45% SO3; el tercero es el nitrato de potasio (NOP – KNO3), que contiene 46% K2O adicionalmente con 13.5% N bajo forma nítrica.

Aunque el uso del cloruro de potasio está muy generalizado al ser la fuente de potasio más barata, debido a que muchos cultivos, entre ellos las patatas, son susceptibles a la toxicidad provocada por el cloruro (por la salinidad, ya que el cloruro de potasio es una sal), el SOP y el NOP son las formas más recomendadas en fertilizantes potásicos simples. Sin embargo, para la aplicación de suelo, la forma granular del SOP es más usada por los agricultores ya que así pueden manejar la fertilización nítrica independientemente de la del potasio. NOP es más usado en sistemas de fertirrigación debido a su alta solubilidad.

Por tanto, para la patata, el sulfato de potasio y el sulfato de magnesio son los más recomendables, ya que tienen bajo índice de salinidad y en esta forma suelen ser asimilables para la planta en menor tiempo.

No olvidemos que, además, la mayoría de los suelos de Castilla Leon presenta altos niveles de calcio, y pH muy altos que bloquean la mayoría de los nutrientes que están en el suelo, lo que debería animar a aplicaciones regulares de potasio, magnesio y azufre con el fin de desbloquear estos nutrientes y ponerlos disponibles para la planta.

El Patentkali, uno de los productos estrella de K+S, es una solución muy adecuada para aportar estos nutrientes en un solo producto en forma de sulfato (tiene además la proporción 3:1 de potasio y magnesio, que se asemeja a las necesidades de la patata) y con la garantía de ser 100% asimilables. Desde hace unos años hemos visto cómo su consumo ha ido creciendo en Castilla León y los agricultores han podido ver los efectos beneficiosos derivados de su uso.

Animamos a los agricultores a probar soluciones diferentes como esta, con el fin de que puedan comprobar su eficacia y tener las mejores patatas, tanto en producción como en calidad, para asegurar la máxima rentabilidad dentro de las condiciones que cada uno tiene.

Para más información puede consultar en el siguiente enlace de la página de K+S Minerals and Agriculture GmbH:

http://www.ks-minerals-and-agriculture.com/eses/fertiliser/advisory_service/crops/potato.html

NOTICIAS RELACIONADAS
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img