spot_img

La publicación agraria líder

lunes, abril 22, 2024
spot_img
InicioGeneralLa Jornada de Patata de CAMPO arrancará la campaña el 17 de...

La Jornada de Patata de CAMPO arrancará la campaña el 17 de enero en El Carpio

Se espera que la afluencia supere las mil personas, con gran presencia de agricultores

Habrá debate sobre cuestiones agronómicas y se analizará el comportamiento de un mercado que en 2019 ha vuelto a demostrar su querencia por el el producto francés

La Jornada de la Patata de El Carpio es de forma casi oficial el pistoletazo de salida para la campaña de este cultivo. La próxima edición, y ya van ocho, se celebra el 17 de enero en su sede tradicional, el Centro Cívico de la localidad vallisoletana, en pleno centro urbano y con una afluencia que se espera vuelva a superar las mil personas.

Desde la organización se está trabajando para repetir el esquema de ediciones anteriores, con un encuentro técnico que incluye ponencias y mesas redondas, organizado de forma paralela al espacio dedicado a la maquinaria y a la exposición de productos y servicios.

El planteamiento incluye combinar las exposiciones técnicas y el intercambio de experiencias; de ahí que en la jornada de El Carpio vaya ganando peso la parte social del programa, que incluye una comida para los asistentes.


En breve se podrá conocer el programa completo y los ponentes que participarán en uno de los principales eventos que organiza CAMPO


El encuentro va a ser una ocasión oportuna para hacer balance de las producciones recogidas a lo largo de 2019 y de los precios que ha recibido el agricultor. También se analizará la situación del sector en otras zonas de producción, cuyo comportamiento tiene efectos importantes sobre lo que suceda en Castilla y León.

Yolanda Medina, presidenta de la interprofesional de la patata Oipacyl, señala que es testimonial la patata que queda por recoger, principalmente en explotaciones del norte de Burgos y Palencia.

Ahora mismo los almacenes están llenos de patata y se van cerrando ventas poco a poco, sobre todo con destino a Portugal. El mercado español, por su parte, vuelve a demostrar su querencia por el tubérculo francés, que una vez más inunda los lineales desde el mes de noviembre.

Esto hace que el mercado permanezca estable, muy ralentizado, sin perder de vista que diciembre no es un buen mes para este alimento. “También hay que tener en cuenta que, según ha publicado el Ministerio de Agricultura, el consumo de patata ha vuelto a bajar en España”, según Medina, en una tendencia de la que ni siquiera se salva Castilla y León, que es la principal productora de este tubérculo.

Finaliza 2019 con buen sabor de boca en cuanto a la calidad de las producciones, con unos rendimientos no muy elevados pero adecuados y, sobre todo, con unos precios que han permitido ganar dinero al agricultor.

La patata de más calidad se llegó a pagar cerca de los 50 céntimos en el inicio del arranque, pero para el 1 de agosto ya cotizaba por debajo de los 30. Era la consecuencia de un arranque desorganizado, en el que todo el mundo quería beneficiarse de los precios altos.

Sin embargo, no hubo desastre y el precio se ha mantenido hasta finales de octubre en niveles aceptables, al menos en el caso de la patata para lavado.

Para Marco Martín, presidente de la asociación de operadores Asopocyl, la temporada se ha desarrollado bien, con precios estables. “Sería bueno que la próxima campaña, y la siguiente, fueran iguales”, comenta satisfecho.

Así fue la jornada en 2019:

¿Cómo será 2020?

Está por ver que la campaña de 2020 sea igual de positiva, pero aquí intervienen fuerzas contrapuestas. Si este año Castilla y León contaba con 2.500 hectáreas menos de tubérculo, cabría esperar un efecto rebote y que la superficie de cultivo volviese a aumentar, máxime teniendo en cuenta el buen año que acaba de finalizar. Pero por otro lado sigue latente la superstición de que nunca hay tres años seguidos que se puedan considerar buenos para la patata, y ya llevamos dos de resultados muy satisfactorios.

También hay que tener en cuenta la espada de Damocles que supone la disponibilidad de agua. La península ha regresado a una meteorología ‘normal’ y es posible que tengamos agua y nieve de aquí a la primavera. Un buen campo de juego que, pese a todo, dependerá de las exigencias de la CHD sobre contadores y de los controles sobre qué fincas se pueden regar y cuáles no.

NOTICIAS RELACIONADAS
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img