spot_img

La publicación agraria líder

martes, abril 23, 2024
spot_img
InicioDESTACADA¿Qué pasa este año con la patata de siembra?

¿Qué pasa este año con la patata de siembra?

“No hay disponibilidad de semilla” y “estos precios son de locos” son las frases más repetidas, que sin duda están condicionando la presente campaña de siembra de patata

José Ignacio Garcés. patatadesiembra.es

En noviembre, el NEPG (asociación que agrupa a los productores de patata de siembra de Alemania, Francia, Bélgica y los Países Bajos) confirmó importantes mermas en la disponibilidad de semilla que íbamos a padecer. Aproximadamente un 20% menos respecto el año anterior, con una distribución de calibres muy concentrada en tamaños por encima de los 55mm, y por supuesto, unos precios disparados como nunca antes se había visto.

Hay que recordar que en aquel momento, el principal problema al que tendrían que hacer frente los agricultores españoles era la disponibilidad de agua. Por lo que inicialmente, la noticia no causó demasiada preocupación. Muchos pensaban que se trataba de una estrategia comercial para justificar los altos precios con los que se inició la campaña de venta de semilla.

Por lo que muchos productores no dieron credibilidad a semejante anuncio y decidieron esperar una bajada de precios antes de hacer sus pedidos. Pero en las siguientes semanas, los precios no bajaron, sino que continuaron al alza, ratificando la baja disponibilidad de patata de siembra.

Sin duda está siendo una campaña atípica, en la que los precios no han dejado de subir debido a la escasez y en ocasiones, algunos comercializadores con mala previsión, confirmaron más pedidos de los que finalmente han podido atender.

“Este año ha sido muy complicado encontrar AGRIA de calibre 35/55 por debajo de 1,50 €/kg y en calibres pequeños, el precio se ha acercado a los 2,00€/kg.”

No ha sido una cuestión únicamente de los productores de semilla europeos, sino que en España se ha copiado esta situación: menos disponibilidad de semilla que en años anteriores y con precios más elevados. El precio de la semilla certificada nacional, como es habitual, aunque se haya encarecido se ha mantenido bastante por debajo de los precios de la semilla de importación.

Dificultad para encontrar semilla y un aumento de precios sin precedentes

Las zonas tempranas se han abastecido con dificultades, pero prácticamente han conseguido los volúmenes demandados. Los productores han tenido que relajar las exigencias en cuanto variedades y calibres, pero finalmente se ha podido ocupar todo el suelo reservado para el cultivo.

El problema se ha centrado principalmente en las zonas tardías, especialmente en Castilla y León, donde a fecha de hoy todavía hay productores que no tienen la certeza de conseguir el volumen deseado. Incluso ante la falta de semilla certificada, algunos productores del norte han decidido sembrar las patatas que tenían almacenadas.

Un problema añadido a esta zona tardía son los calibres. Este año predominan los calibres grandes y muchos agricultores de esta zona no están preparados para cortar las simientes. Con lo que se dificulta y encarece el trabajo.

En positivo, la oportunidad de probar nuevas variedades

Ante la escasez de semilla, muchos productores han tenido que aceptar variedades distintas a las deseadas para no dejar sus tierras sin producir. Esto ha hecho que se haya diversificado mucho en cuestión de variedades en nuestro país. Este escenario más heterogéneo de lo normal, seguramente abra un camino comercial a variedades jóvenes como HIND, NOHA, TORNADO, KINGSMAN, BAROQUE o LARISSA entre otras, a las que hemos dedicado algún artículo en nuestra web.

Pese a todos los problemas que estamos teniendo para conseguir y pagar la semilla, se mantienen las ganas por plantar patata. Hay confianza en repetir los buenos resultados del año anterior.

Una cuestión que deberíamos plantearnos es si esta reducción en la disponibilidad de patata de siembra ha sido un episodio puntual o se convertirá en norma. Si pensamos que los episodios climáticos han sido los principales responsables de esta situación, tiene sentido pensar que mientras no se adapten radicalmente las técnicas de producción a las condiciones extremas del cambio climático, seguiremos arrastrando este problema.

Continuamos el debate en patatadesiembra.es

NOTICIAS RELACIONADAS
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img