spot_img

La publicación agraria líder

martes, junio 25, 2024
spot_img
InicioPortada APPCostes disparados y menor producción: con la agresión a Ucrania todos hemos...

Costes disparados y menor producción: con la agresión a Ucrania todos hemos perdido

Un año después de la invasión, la evolución de la guerra sigue marcando la volatilidad de los mercados. Los precios han hallado un nuevo punto de equilibrio con el paso de los meses, pero el avispero del este de Europa sigue condicionando la economía mundial

Ricardo Ortega

El viernes 24 de febrero se cumple un año de la invasión de Ucrania, un conflicto de gran magnitud que nadie vio venir y que ha superado los 8.000 muertos civiles, entre ellos cerca de 500 niños. También cerca de 13.000 heridos.

Además de generar más de 14 millones de desplazados, la agresión rusa ha supuesto una crisis alimentaria de primer orden, con efectos en las zonas más empobrecidas del mundo, como el norte de África.

La guerra siempre es cruel e injusta, pero esta tiene consecuencias especialmente dramáticas para el resto del planeta. Ucrania es el cuarto mayor exportador de maíz y trigo, y el mayor exportador mundial de aceite de girasol.

Los dos países involucrados en el conflicto exportan, de forma conjunta, el 29% del suministro mundial de trigo y el 75% de las exportaciones de aceite de girasol.

Putin decidió hace un año dar una patada a un avispero, con una consecuencia inmediata: los precios del trigo subieron a sus cotas más altas desde 2008.

Ucrania

¿Qué ha pasado en España?

En nuestro país, este movimiento sísmico ha afectado a todos los sectores relacionados con la alimentación, desde un sector primario ya de por sí agobiado por los costes de producción y las deficiencias en la cadena hasta un consumidor que ha pagado los platos rotos en forma de inflación.

Los alimentos que más han subido de precio en los últimos doce meses son el azúcar (50,6%), los aceites (38,1%), la leche (37,2%), los huevos (29,8%) y las patatas (22,6%). Pero los productores señalan que ellos no han ganado más y es urgente analizar todos los eslabones para comprobar si el esfuerzo se ha repartido de forma equitativa.

Después de estar por encima del 8%, la inflación cerró finalmente el año 2022 en el 5,7%, gracias a al abaratamiento de los carburantes y a la menor subida de la electricidad, según publicaba el Instituto Nacional de Estadística.

Calor y sequía

Las desgracias nunca viene solas y 2022 ha sido desfavorable desde el punto de vista meteorológico, lo que sumado a los ajustes que han realizado los profesionales para reducir unos gastos disparados por la guerra explica que haya habido reducciones tanto en las producciones agrícolas (cereal, maíz, remolacha) como también en alguna de las ganaderas, como la leche.

En Castilla y León, la producción de cereal ha sido de cinco millones de toneladas, lo que significa un 32 por ciento menos que en 2021.

remolacha

El fertilizante, un producto de lujo

Siempre se ha dicho que el mercado es “miedoso”, pero es que además el escenario de guerra se sitúa en el territorio de una potencia mundial en minerales para la elaboración de fertilizantes, como la potasa.

En todo caso, son los nitrogenados aquellos que han registrado un aumento más importante del precio en los últimos doce meses. Las sanciones contra la potencia agresora, Rusia, han reducido a la mínima expresión sus exportaciones de gas natural, ingrediente esencial para la obtención de amoniaco, con el que se elaboran los nitrogenados.

Los precios de la urea se han multiplicado por cuatro en los últimos dos años, según la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO).

Cuando ha transcurrido un año desde la invasión, los mercados dan alguna señal de haberse amoldado al nuevo escenario. El precio del gas se ha moderado gracias a las medidas de ahorro puestas en marcha por muchos países, como los miembros de la UE. Se reanima la producción de abonos mientras la demanda sigue baja y hay mucho stock en los almacenes.

En la mitad norte de la península es el momento de aplicar nitrogenados, y en muchos casos el agricultor se inclinará por los fertilizantes de única aplicación. No se puede perder de vista que la larga tendencia alcista generó una drástica caída del consumo de abono cuando tocaba aportar los NPK, en otoño.

abono fertilizante saco

Ayudas por el precio del abono

El Gobierno ha aprobado una partida de 300 millones de euros para compensar a los agricultores españoles por el alza en el precio del fertilizante.

En Castilla y León los beneficiarios son 41.493 agricultores. Los importes quedan fijados en 20,82 euros por hectárea para la superficie de secano y en 52,06 euros para regadío

La ayuda se concede a las superficies de cultivos permanentes y tierras de cultivo (exceptuados barbechos y pastos temporales) que hayan sido elegibles para el cobro de las ayudas directas de la Política Agraria Común (PAC) en la campaña 2022.

Se concederán ayudas cuando el importe a percibir resulte igual o superior a los 200 euros, y hasta un máximo de 300 hectáreas por beneficiario.

Puedes saber si te corresponden las ayudas pinchando aquí.

La energía, un 33,8% más barata que hace un año

El boicot al gas ruso y el incremento en el precio del petróleo han hecho muy difícil la decisión de arrancar un motor o un pívot de riego. Esta situación, unida a la escasez de agua, han convertido 2022 en un calvario para el regante.

¿Y a partir de ahora? A mediados de febrero, el precio del mercado mayorista se situaba en 134,15 euros por megavatio hora. Una vez incorporado el efecto del tope del precio del gas, baja hasta los 132,5 euros.

Por tanto, la energía aumenta un 86,88% respecto al mes de enero, pero es un 33,8% más barata que hace un año, cuando Vladimir Putin decidió dar una patada a la bola del mundo y cambiar la economía quizá para siempre.

NOTICIAS RELACIONADAS
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img