spot_img

La publicación agraria líder

jueves, abril 18, 2024
spot_img
InicioPortada APPDenuncian retrasos de dos meses en los permisos para cazar jabalíes que...

Denuncian retrasos de dos meses en los permisos para cazar jabalíes que “arrasan” las cosechas

Ante la situación de superpoblación de estos animales, Asaja Valladolid pide permisos permanentes de caza de marzo a noviembre, frente a permisos temporales "que siempre llegan tarde y mal"

Asaja Valladolid ha denunciado que ya hay retrasos de más de dos meses en la Consejería de Medio Ambiente para poder cazar jabalíes. Estos animales, “cuya población no se ha controlado de manera responsable por dejadez”, están arrasado cientos de hectáreas en la provincia.

Esta organización califica estos retrasos “de inadmisibles y carentes de justificación” y tilda a la Junta de Castilla y León de falta de “empatía” y “preocupación por los habitantes del medio rural por la falta de soluciones a un problema endémico y recurrente.

La organización agraria, ante la situación “alarmante” de superpoblación de estos animales, ha pedido permisos permanentes de caza jabalíes de marzo a noviembre frente a permisos temporales que llegan siempre tarde y mal.

“La situación están grave que necesitamos permisos permanentes que abarquen varios meses para acabar con esta plaga. Entre que pides un permiso temporal y te lo conceden te quedas sin cosecha gracias a la lenta e insensible burocracia de la Consejería de Medio Ambiente”, explica Raquel Gago, agricultora en San Román de Hornija.

Asaja Valladolid denuncia que, al igual que otras plagas, como la del conejo o el corzo, la falta de medios tanto humanos como materiales en Medio Ambiente, condena el futuro de miles de agricultores que han invertido muchísimo dinero para producir alimentos seguros, accesibles y de calidad para la población.

La situación es especialmente grave en San Román de Hornija por su situación geográfica. “Desgraciadamente tiene todas las condiciones ideales para estos animales. Al estar situado entre un monte y un río tienen de todo. El monte para refugiarse, agua para beber y nuestros cultivos para alimentarse”, explica Gago.

El cultivo más afectado es el guisante, pero al final arrasan con todo, alfalfa, patata, maíz, etc., desde la nascencia hasta el final del cultivo.

NOTICIAS RELACIONADAS
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img