spot_img

La publicación agraria líder

lunes, mayo 27, 2024
spot_img
InicioPortada APPPérdidas de hasta 1.200 euros por hectárea en la vendimia más corta...

Pérdidas de hasta 1.200 euros por hectárea en la vendimia más corta y cara de la última década

COAG pide a la AICA que actúe de oficio ante los precios por debajo de costes presentados por las grandes bodegas de referencia. Una caída de la producción de entre el 20 y 40% por sequía y unos costes de producción al alza "no justifican las tablas de precios presentadas", según la organización

La Coordinadora de Organizaciones de Agricultores y Ganaderos (COAG) ha pedido a la Agencia de Información y Control Alimentarios (AICA) que actúe de oficio y realice una campaña exhaustiva de inspecciones sobre los contratos de compra-venta de uva de vinificación presentados por las grandes bodegas de referencia.

Obviando la incuestionable subida de los costes de producción para el viticultor y la reducción de cosecha prevista, (la más baja de los últimos 10 años tal y como se observa en gráfico), los precios de la uva ofertados se sitúan claramente por debajo de los costes, incumpliendo la Ley de mejora de la Cadena Alimentaria. Dependiendo de la zona y la variedad de uva, los precios presentados recogen bajadas de hasta un 30% respecto a 2022.

Con estas cotizaciones, según los cálculos realizados por los Servicios Técnicos de COAG, un viticultor tipo perdería de media en torno a los 900 euros por hectárea en el caso de uva blanca airén y 1.200€ en tinta tempranillo. Los costes de producción se elevan a 0,43€/kg para la variedad blanca airén y 0,52€/kg para la tinta tempranilla, muy por encima de los precios presentados (0,20€/kg para blanca airén y 0,36€/kg para tinta tempranillo).

“Es intolerable que las grandes bodegas se salten a la torera la ley y obliguen a los agricultores a vendimiar a pérdidas. No vamos a consentir ni que haya viticultores que no tengan donde entregar sus uvas, ni que a otros les obliguen a firmar contratos a sabiendas de que sus costes de producción no se cubren con los precios ofertados. Sacar adelante uvas de calidad no se puede hacer a cualquier precio”, ha subrayado el responsable del sector vitivinícola de COAG, Joaquín Vizcaíno.

Rioja, Toro y Castilla-La Mancha

La semana pasada, una gran bodega, perteneciente al Grupo Rioja, presentó contratos a sus proveedores para que acepten precios de 0,54 €/kg para las tintas y 0,60 para las blancas. Si la propia Consejería de Agricultura de La Rioja fija costes de producción medios para 2022 en 0,70 €/kg, una rebaja del 23% es absolutamente imposible que cumpla con la más mínima rentabilidad.

Teniendo en cuenta, además, que esta campaña no sólo se han incrementado los costes de producción respecto a la de 2022, sino que además los rendimientos que los viticultores pueden entregar por hectárea se han reducido. COAG denuncia esta posición abusiva de la bodega, ya que los viticultores se ven obligados de esta forma a firmar contratos presuntamente ilegales ante la amenaza de tener que dejar sus uvas colgando en las cepas.

En la DO Toro, la oferta de una gran bodega para la presente campaña, que suele ser el referente para la fijación del precio de compra de la uva para el resto de las bodegas de la denominación, es de 0,20€ para la uva de las variedades “malvasía” y “garnacha” y de entre 0,37€ (grupos 3 y 4) y 0,43€ (grupo 2) para la “tinta de Toro”, ofreciendo 0,58€ (grupo 1) por la uva de esta variedad procedente de viñedos viejos. En la pasada campaña 2022, los precios fueron de 0,30 para malvasía y garnacha, y para la tinta de Toro 0,57 (grupo 2); 0,52 (grupo 3) y 0,72 (grupo 1).

Con los precios anteriores, estimando la producción máxima autorizada por el Consejo Regulador de 7.500 kg. para la tinta de Toro y de 9.000 kg. para el resto de las variedades, sólo las producciones de tinta de Toro de grupo 1 y las de grupo 2 procedente de explotaciones que estén en la banda baja de costes, superarían en ingresos a los gastos de producción. Todo ello sin contar con que dichos gastos se estimaron a precios de 2022 y que éstos han experimentado un notable encarecimiento desde entonces, fundamentalmente la partida relativa a personal, sin olvidar otros como energía, fertilizantes, tratamientos, etc.

En Castilla-La Mancha, que supone el 50% de la producción vitivinícola nacional, los dos grandes grupos bodegueros de referencia, Félix Solís y Garcia Carrión, han presentado unos precios que en el mejor de los casos mantienen las cotizaciones del año pasado pero que en otros se sitúan por debajo.

En blanca airén, para la presente campaña Solís presenta 0,20€/kg mientras que en 2022 el precio recibido por los productores fue de 0,20€/kg. En la tempranillo con DOP, se reduce 6 céntimos por kilo, de 0,42€/kg en 2002 a los 0,36 presentados para 2023 y en tempranillo sin DOP la bajada es de tres céntimos, de 0,26€ a 0,23€/kg.

A pesar de la menor producción, la tablilla de precios presentada por García Carrión repite las mismas cotizaciones que el año pasado en blanca airén y Tempranillo sin DOP, 0,20€/kg.

COAG ha habilitado en su portal web un buzón digital de denuncias sobre posibles incumplimientos de la Ley de la Cadena Alimentaria. De esta manera, cualquier agricultor/a puede ponerse en contacto con los expertos jurídicos de COAG para trasladarles la potencial infracción.

El equipo técnico de esta organización estudiará cada caso y, si observan indicios suficientes, tramitará en tiempo y forma la denuncia correspondiente ante la Agencia de Información y Control Alimentarios (AICA), lo que permitirá al afectado ampararse en el anonimato frente a la otra parte.

NOTICIAS RELACIONADAS
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img