spot_img

La publicación agraria líder

lunes, febrero 26, 2024
spot_img
InicioAguaUn agricultor de Campaspero (Valladolid) demuestra que el riego por goteo es...

Un agricultor de Campaspero (Valladolid) demuestra que el riego por goteo es rentable en remolacha

No son muy halagüeñas las noticias aparecidas en relación con el precio de la remolacha en los últimos meses, lo que ha llevado a los agricultores que siguen apostando por el cultivo a analizar la estructura de costes y ver dónde se puede actuar para aumentar sus márgenes.

Gonzalo Hernando, de Campaspero (Valladolid), ha demostrado que el riego por goteo es viable, incluso competitivo en términos económicos, en lugares que pueden parecer poco aptos para la remolacha en este municipio sin ningún curso fluvial y situado a 900 metros sobre el nivel del mar. También en años como este, con altas temperaturas y una primavera extremadamente seca.

Riega por sondeo, a partir de una bomba vertical y un motor de gasóleo. El agua se encuentra a entre 22 y 25 metros de profundidad. “He comprobado que, con respecto a la aspersión, el goteo supone un ahorro de hasta el 40% del gasóleo, gracias a que el motor va a ralentí y se riega más superficie en el mismo tiempo”, señala.

“Riego el doble de superficie con la mitad de energía. Y ahorro más del 30% del agua, lo que está muy bien porque tiene un pozo que con un riego convencional no garantiza llegar hasta el final de la campaña”, recalca.

Otra ventaja de este sistema es que hay menos evaporación, de modo que el suelo permanece húmedo durante más tiempo, “y que el riego se realiza igual al margen del viento que haya”.

Es la tercera vez que emplea este sistema, que le da “la misma producción o incluso algo más”, señala respecto al modelo T-Tape, de Rivulis. El producto lo distribuye Irconsa y Fernando Sánchez, uno de los responsables de la compañía, apunta una serie de gastos que debe afrontar el agricultor. El equipo de filtrado supone una inversión de 375 euros y la tubería principal, con sus tomas, supone 310 euros por hectárea. Ambas inversiones son solo para el primer año.

Más adelante, el profesional deberá adquirir todos los años la tubería de goteo (379,5 euros por hectárea) y calcular también la mano de obra de montaje (75 euros por hectárea) y de desmontaje (45 por hectárea).

La compañía va a aprovechar la experiencia de Gonzalo Hernando para calcular exactamente el ahorro en agua y energía que supone su sistema. Ahora bien, “en cuanto al ahorro de energía hay que tener en cuenta que para regar por aspersión se necesita que la bomba sea capaz de dar una presión de cuatro bares, mientras que para el sistema de cinta de goteo T-TAPE, la presión requerida es de un bar”.

NOTICIAS RELACIONADAS
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img