spot_img

La publicación agraria líder

domingo, marzo 3, 2024
spot_img
InicioSectorBuena producción en el regadío, que ha necesitado más aplicación de agua

Buena producción en el regadío, que ha necesitado más aplicación de agua

Las olas de calor de julio han incrementado un 15% las necesidades hídricas de unos cultivos que han tenido buena sanidad vegetal. La investigación en busca de sistemas más eficientes incide en el suministro con menores presiones para reducir pérdidas
La campaña de riego, que ya enfila su recta final, ha transcurrido con normalidad pese a unas precipitaciones que han escaseado más de lo habitual y a que las temperaturas han superado también la media de la comunidad, tal como confirma el presidente de Ferduero, Ángel Quintanilla. Que los pantanos estuvieran con reservas suficientes al inicio de los riegos ha posibilitado hacer frente a un incremento del 15% en la demanda de agua durante el mes de julio, por las olas de calor.

Todo apunta a que la campaña terminará sin sobresaltos el 30 de septiembre, como estaba previsto. El maíz no necesita más agua, las alubias ya están arrancadas, y la patata recibe el último riego. Quedan la remolacha y algunas parcelas dedicadas a los cultivos forrajeros, según indica Quintanilla.

En general, la que está a punto de concluir ha sido una campaña de buenas producciones en los regadíos castellanoleoneses, en la que el calor ha contribuido también a que la sanidad vegetal haya sido excelente, según apunta el director comercial de RKD, Raúl Monje.

Más eficiencia

En este panorama la cruz viene determinada por los precios de la energía, que al haber tenido que suministrar más agua ha incidido en el incremento de la factura de los regantes. De ahí que cobre cada día mayor importancia la práctica de riegos con la máxima eficiencia.

“El riego eficaz llega por la modernización de los regadíos, de lo contrario resulta muy difícil. La modernización ayuda a que el regante sepa qué agua tiene que aportar”, señala el presidente de Ferduero. El agricultor cada vez afina más sus cuentas; no le queda más remedio.

El máximo responsable de la asociación de regantes lo sabe bien: “Regar es echar dinero. Y hay que dejar la cartera a un lado y el corazón al otro”, sentencia. Quintanilla hace hincapié en buscar los momentos mejores para regar, como las noches y los fines de semana, cuando la tarifa eléctrica es más barata y, además, llega toda el agua a la planta al evitar la evaporación.

“El coste de la factura eléctrica se ha disparado mermando la rentabilidad del agricultor. Si las modernizaciones fueran gratis… Los precios de mercado a la baja condicionan. Hacen falta precios justos y estables para que las explotaciones sean rentables”, pide Quintanilla.

La modernización también abre la puerta a la fertirrigación, una técnica que posibilita “mucho ahorro en nitrogenado. Al evitar los lavados de nitrógeno también se produce menos contaminación ambiental”, indica.

Bajantes en pívotsLa eficiencia a la hora de regar resulta muy difícil de evaluar y determinar, existen tal cantidad de factores que afectan directamente a la eficiencia del sistema de riego que, finalmente, alcanzar los niveles teóricos de eficiencia de cada sistema de riego, no está solo en manos del sistema en sí mismo, sino también del resto de factores que lo determinan.

La eficiencia del riego implica la capacidad de minimizar las pérdidas de agua. Factores tales como la dispersión por el viento o la evaporación del agua de la superficie del suelo y de la planta afectan el nivel de eficiencia. Simplemente hacer llegar el agua al suelo y controlar la escorrentía también incrementan la eficiencia.

En el campo del riego mecanizado, uno de los avances más significativos en lo que respecta a la eficiencia ha sido la instalación de los aspersores en bajantes, hacia abajo fuera del viento, apuntan en RKD. “Los bajantes deben su éxito a productos que distribuyen el agua sobre una gran área, aun cuando están montados debajo de los tirantes del pívot”, señalan.

“Estos dispositivos giratorios funcionan a baja presión y presentan una doble ventaja: un mayor tiempo de saturación y una baja pluviometría. Un patrón de distribución más completo puede duplicar el tiempo de saturación de los aspersores fijos”, indican. Actualmente los aspersores usados en los pivots operan con una presión de trabajo de 0,7 bares, o incluso menos.

NOTICIAS RELACIONADAS
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img