spot_img

La publicación agraria líder

lunes, febrero 26, 2024
spot_img
InicioPortada APPBurocracia, gastos, competencia desleal… Los motores del cabreo en el campo

Burocracia, gastos, competencia desleal… Los motores del cabreo en el campo

Agricultores y ganaderos han formado una marea humana que se ha desbordado después de muchos meses de abandono. Si las administraciones quieren desprogramar la revuelta lo tienen muy fácil: escuchar a los profesionales

Edu Mongil

Las decisiones sobre el campo se adoptan a miles de kilómetros por unas personas que no saben de agricultura. Al mismo tiempo se ponen todas las trabas posibles a los productores, que deben competir con producciones de países sin las mismas limitaciones… Escuchar a los productores es un no parar de quejas acumuladas.

“Los grandes supermercados se aprovechan”

“Protestamos por vosotros, para que todos los consumidores del mundo podáis comer”. Así de claro lo tiene Carlos Duque, de Castroverde del Cerrato, para quien “los grandes supermercados se aprovechan”.

“No es normal que gente produzca por debajo de costes”, dice, y pone varios ejemplos concretos: a 30 céntimos un kilo de uvas en Rueda y luego se venda a 40 euros la botella en el restaurante. O que los limones en el sur estén a 6 céntimos y luego estén en el mercado a 1,20. Que el cereal a 230 la tonelada, y la barra de pan esté a 1,20. “Es insostenible esto”, recalca.

“No tenemos ningún cultivo rentable”

Alberto, agricultor del valle del Esgueva, denuncia que estamos perdiendo la soberanía alimentaria. “No hacen más que traer productos de países exteriores y nosotros no podemos a esos precios. Es una competencia desleal”, lamenta.

“Es complicado que se cumplan esas normas en otros países. No tenemos ahora mismo ningún cultivo rentable. Ni cereal ni girasol ni leguminosas. Estamos vendiendo a pérdidas”, señala indignado.

“No cubrimos gastos”

César Yuste Bombín, de Castrillo de Duero, es viticultor y cuenta con otras producciones en su explotación, como el cereal. Y no le salen las cuentas.

“Una hectárea de cebada está sobre 800 euros, sin contar otros gastos, y el precio que tenemos ahora, unos 200 la tonelada, no ayuda a cubrir gastos”. “En años buenos puedes coger 3.000 kilos, pero si te quedas en los 1.000 como ha ocurrido el año pasado no cubrimos nada”.

“La burocracia es nuestra ruina”

“Habría que eliminar el registro de fitosanitarios y toda la burocracia. Hay mucha gente mayor que no hemos estudiado. Eso implica que tenemos que coger a alguien para que nos lleve el cuaderno digital y a la larga son más gastos”, recalca Ramiro León, de Piña de Esgueva.

“Deciden unos señores que no han visto un grano en su vida”

“Cada vez se enreda más la PAC. Ahora deciden los de fuera. No saben cómo trabaja un agricultor. El profesional sabe perfectamente lo que tiene que sembrar”, apunta Julio César Cuesta, de Valdepiña Agroservicios.

“Al final unos deciden unos señores que no han visto un grano de cebada o una pipa de girasol en su vida, ¡con dos cojones!”, recalca.

“La incertidumbre es total”

“Hemos empezado a tirar abono a unos precios disparatados y la incertidumbre es total. El cereal está en picado por las importaciones de países como Ucrania, que igual se han hecho por quedar bien, y ahora lo pagamos los de siempre”, denuncia José Miguel, de Fombellida.

“Es cierto que los fertilizantes han bajado, pero no en proporción. Suben, suben, pero luego no bajan en la misma medida”, recuerda.

NOTICIAS RELACIONADAS
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img