spot_img

La publicación agraria líder

sábado, marzo 2, 2024
spot_img
InicioSectorEl Supremo confirma un decreto que convierte el repostaje en una pesadilla...

El Supremo confirma un decreto que convierte el repostaje en una pesadilla para el agricultor

Unas 700 estaciones de servicio de cooperativas españolas (41 de ellas en Castilla y León) se han visto perjudicadas por la resolución del Tribunal Supremo que mantiene la normativa estatal sobre el funcionamiento de estas instalaciones, con exigencias y trabas difíciles de justificar y que pueden convertir al repostaje en una mala versión de las películas de los hermanos Marx.

Organizaciones agrarias y asociaciones de cooperativas se llevan las manos a la cabeza ante un real decreto que, por ejemplo, limita el repostaje a 75 litros y tres minutos de duración alegando unos motivos de seguridad “que no se entienden porque, de hecho, se aumenta la inseguridad al incrementar el número de veces que se debe introducir y extraer la manguera del surtidor; aunque solo sea por las gotas que caen en cada operación”.

Así lo señala José María Santos, responsable de Agricultura de Urcacyl, para quien el Estado decidió regular la situación en que deben encontrarse las estaciones en servicio automático, “pero lo hizo con prisa, sin consultar con el sector, de modo que se ha impuesto un modelo completamente ajeno al que funciona en otros países de la Unión Europea, donde estas estaciones proliferan más que en España”.

Además, falta una guía técnica sobre esta cuestión que debería desarrollar lo establecido por el real decreto. Se debería haber publicado antes del decreto, y sin embargo aún no ha visto la luz. Hay una sensación de desconcierto a la que se suman incluso las empresas instaladoras a las que se dirigen las cooperativas que quieren adecuar sus instalaciones a la norma.

Como consecuencia de todo ello, hay un verdadero engorro para el usuario, que debe rellenar su depósito de varias veces, pagando cada una de ellas, sin que hay una justificación de seguridad ni de ninguna otra índole.

El ahorro en el gasóleo agrícola de estas estaciones es significativo, superior incluso al 10%. Pero ese descuento no es, como a veces se piensa, porque se trata de centros sin personal. “Más bien al contrario, suelen ser instalaciones atendidas durante el día. Pero las cooperativas consiguen precios muy buenos gracias a que se compran grandes volúmenes, al mismo tiempo que tienen menos margen a su favor porque su razón de ser no es hacer negocio, sino ofrecer un servicio al socio”, recalca el responsable de Urcacyl.

NOTICIAS RELACIONADAS
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img