spot_img

La publicación agraria líder

viernes, junio 14, 2024
spot_img
InicioAgricultura ecológica"La producción ecológica es muy adecuada para la estepa cerealista de secano"

“La producción ecológica es muy adecuada para la estepa cerealista de secano”

Juan Luis Fradejas es profesor del Área de Ingeniería Agroambiental de INEA. En esta entrevista defiende las condiciones de Castilla y León para que se dé un mayor desarrollo de este tipo de cultivo. En concreto, considera que el modelo es una forma rentable de explotar el cereal de secano, asediado por los escasos márgenes cuando se cultiva de forma convencional.

-¿Cuál es la situación de la producción ecológica a día de hoy y qué panorama cabe prever a medio plazo?

-Los datos y estadísticas  son positivos, con aumentos de superficie de producción ecológica certificada a nivel de España (un 3.1% más en 2018 con respecto al año anterior) y también a nivel de Castilla y León, pero espero y deseo que sigamos creciendo porque este sector representa muy poco con respecto al total de la agricultura.

-¿Es la agricultura o ganadería ecológica un modo de producción sostenible en el tiempo? ¿Se puede convencer al profesional que trabaja en convencional de que la transformación a ‘eco’ es una opción rentable?

-Sí, veo un sistema que puede perdurar, ya que cada vez el consumidor está más concienciado con los productos que compra, está también más sensibilizado con los problemas ambientales y por lo tanto tiene que existir una oferta de productos de calidad y certificados en este sistema de producción que cubra esas necesidades.

El profesional que trabaja en sistema convencional si es rentable económicamente y le va bien, pues es muy difícil que cambie. La agricultura ecológica no es para todos los agricultores y no es para todas las zonas de Castilla y León por ejemplo, porque la importancia de unos precios justos radica en que tenemos que tener diversidad de productos y diversidad de tipos de agricultura; eso sí, todos son igual de importantes y tienen en común que cada vez  tendrán que ser más respetuosos con el medio ambiente; desde Europa así se está haciendo cumplir y lo estamos viendo en políticas agrícolas.

Lo que hoy entendemos por agricultura convencional va a desaparecer, saldrán nuevos modos de hacer agricultura, ligados a tecnologías sostenibles, a los que tenemos que ir amoldándonos; eso es así… unos modos van sustituyendo a otros.

Yo veo el sistema de producción ecológico muy adecuado para una estepa cerealista de secano, en zonas en las que el cereal convencional empieza a ser cada vez menos rentable. Se usan demasiados inputs para las producciones que tenemos, y por desgracia nuestro techo de producción es limitado por el clima; si no llueve lo que el cultivo necesita,  al final no tenemos producciones altas. La producción en ecológico es mucho más estable por ejemplo.

Veo también un futuro prometedor en cuanto a hortícolas, esto puede ser también una salida para explotaciones de regadío que actualmente se dedican a estos cultivos, y que pueden tener con este sistema de producción una salida extra hacia mercados exteriores con precios muy atractivos. Es verdad que es difícil, y a veces requiere de mucha mano de obra y tecnología adecuada para control de adventicias,  teniendo más costes, pero como tienen mucha demanda en otros países de Europa y el precio acompaña, pues se cubren esos costes haciendo que sea rentable producir.

La ganadería ecológica creo se debería apoyar más para convencer e incentivar a jóvenes a crear explotaciones de este tipo; no podemos concebir una agricultura sin ganadería y aquí creo que queda mucho por hacer para que se vea más este sector que representa muy poco en el global de la producción ecológica.

-¿Cómo es el proceso ‘formativo’ para aquel agricultor en convencional que conoce su trabajo, pero que debe reciclarse si desea abordar esa conversión a lo ecológico?

-Lo primero es concienciarse, ‘cambiar el chip’, creer en la producción ecológica. Después hay que perder la vergüenza; muchos agricultores no conciben ver sus parcelas en los primeros años con flora adventicia (o ‘malas hierbas’), o chocan con sus progenitores que han visto la evolución que han seguido sus explotaciones con métodos de mecanización y labores primarias profundas o usos de abonos químicos de síntesis y fitosanitarios… Entonces dejar todo eso de repente… pues hay que estar preparado.

También hay que formarse, hay que aprender para hacerlo bien, hay que empezar con un programa de formación adecuado, asistiendo a jornadas técnicas y visitando agricultores que tienen casos de éxito  en este sistema. Si ellos pueden hacerlo, ¿por qué otros no si igual están en la misma zona y condiciones?

Por otro lado, es muy importante que antes de dar el paso se analice y se estudie bien la explotación a convertir, así como el nuevo ‘proyecto a ecológico’; estudiar el suelo que tenemos, pensar en una rotación y cultivos adecuados para conseguir y mantener en el tiempo un suelo sano y fértil, etc.

Nadie dice que este sistema sea fácil, de hecho ese es el  ‘inconveniente’. Las explotaciones grandes son más difíciles de gestionar, ya que la agricultura ecológica requiere de mucha mano de obra en poco tiempo, y a veces en épocas en las que las condiciones climatológicas no son óptimas o las horas de luz muy escasas, pero la agricultura ecológica es avanzar, es reconvertirse yendo en sintonía con la sociedad, el desarrollo rural y  medioambiental, usando las nuevas tecnologías disponibles.

NOTICIAS RELACIONADAS
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img