spot_img

La publicación agraria líder

sábado, junio 15, 2024
spot_img
InicioPortada APPCuando la previsión del tiempo no da una: de los 18ºC a...

Cuando la previsión del tiempo no da una: de los 18ºC a una bajada de temperaturas con más agua

Las App fallan en sus previsiones mientras el anticiclón nos deja nieblas matinales y temperaturas altas para la época. Nadie asegura al 100% que llueva la semana que viene

El anticiclón asentado sobre la península ha hecho que esta semana se registren temperaturas suaves, de 15 y 16 grados en la mitad norte, mientras en Andalucía ha habido 24 y hasta 26 grados centígrados, que pueden ser 27 este fin de semana.

Se trata de una estabilidad que ya ha traído las primeras nieblas a primeras horas del día, y con lluvias que vuelven locos a los meteorólogos. Y a los agricultores: las aplicaciones del teléfono les dicen que no va a llover y después caen uno o dos litros.

Con bastante prudencia, Aemet anuncia nuevas lluvias para la semana que viene, aunque otros portales especializados dicen todo lo contrario: bajada de las temperaturas y nada de agua.

Así las cosas, continúan las siembras de cereal en Andalucía, en Extremadura y en Castilla-La Mancha, mientras en Castilla y León los tractores se aventuran en los suelos más ligeros.

En Matapozuelos (Valladolid), Miguel Álvarez ha tanteado el terreno y se ha animado a sembrar algo más de 70 hectáreas de trigo, que es el cultivo que más se pone en cuestión a medida que avanza el calendario.

“La variedad que hemos escogido permitiría la siembra hasta principios de diciembre, pero el trigo es mejor sembrarlo cuanto antes” para alcanzar una buena producción, señala Miguel.

Además, “es interesante ir avanzando en las siembras para ir cumpliendo lo que nos exige la PAC; por ejemplo respecto a que el cultivo principal no supere el 70% de la superficie”, recalca. Lo tiene muy difícil quien tenga la tentación se sembrar cebada exclusivamente”.

Su suelo es francoarcilloso y ha recibido cerca de 200 litros desde las primeras lluvias de septiembre. No ha salido el sol y no corre el aire, de modo que orea muy despacio, “pero el suelo está en buenas condiciones porque habíamos hecho una labor vertical”, con el chísel.

Su apuesta es también realizar un abonado de fondo y aportar nitrógeno a partir de febrero, en función de cómo venga el año, y confiar en que por fin podamos tener un buen año de cereal.

NOTICIAS RELACIONADAS
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img