spot_img

La publicación agraria líder

miércoles, febrero 21, 2024
spot_img
InicioGirasolItacyl experimenta en Castilla y León con diferentes variedades de girasol

Itacyl experimenta en Castilla y León con diferentes variedades de girasol

El año pasado, campaña en la que el Instituto Tecnológico Agrario de Castilla y León (Itacyl) ha realizado sus primeros ensayos, el cultivo del girasol ha tenido en Castilla y León un aumento significativo en superficies. Con 266.107 hectáreas, se ha conviertido en la comunidad autónoma con mayor extensión. Supera así a Andalucía -226.767 hectáreas-, que tradicionalmente había sido la de mayor extensión de estas siembras.

Las producciones de Castilla y León fueron de 280.000 toneladas, frente a las 323.000 toneladas de Andalucía, lo que pone de manifiesto que nuestros rendimientos deben mejorar y, sobre todo, buscar variedades cuyos ciclos se adapten a las condiciones de la Comunidad. Actualmente la mayoría de las variedades registradas son de ciclos largos, más adaptadas a las condiciones de Andalucía, de ahí la importancia de evaluar las variedades que se consideran de mayor interés para Castilla y León.

El proyecto no sólo tiene como objetivo evaluar los rendimientos de diferentes variedades, sino que trata de hacer un seguimiento de las tendencias de la mejora genética en girasol, que van más enfocadas a la introducción de rasgos genéticos como el alto oleico y la tolerancia a herbicidas a través de las variedades denominadas clearfield y express.

En estos ensayos se plantea un seguimiento de los cinco grandes objetivos que la mejora genética tiene actualmente: rendimiento y estabilidad, resistencia a enfermedades, calidad del aceite, estrés de sequía y calor y tolerancia a herbicidas.

Las variedades elegidas, se separan en cuatro bloques: linoleicas, alto oleico, Clearfield y variedades Express. En esta primera campaña se realizaron ensayos, en secano y regadío, en ambos casos en microparcelas y en bandas. De regadío en Torrepadierne (Burgos), Valdunquillo (Valladolid), Laguna de Negrillos (León). Los lugares para los ensayos en secano han sido Vileña (Burgos), Villaescusa (Zamora), Buitrago de Soria (Soria), Villatoquite (Palencia) y Cuenca de Campos (Valladolid).

Las Clearfield se caracterizan por ser variedades resistentes a herbicidas de la familia de las imidazolinas, que controlan malas hierbas de hoja ancha y estrecha, así como el jopo.

ExpressSun, son híbridos que llevan incorporado genéticamente la tolerancia a un herbicida de la familia de las sulfonilureas, el ‘tribenurón-metil’, que ofrece un amplio espectro de control sobre malas hierbas de hoja ancha.

Buitrago de Soria

En Buitrago, las escasas precipitaciones durante los meses de julio y agosto hicieron que el cultivo que tuvo una buena nascencia y un buen desarrollo. Se vio muy perjudicado por la falta de humedad en las últimas fases del ciclo, lo que influyó en rendimiento final.

En cuanto a la fertilización y la aportación del suelo, las unidades de nitrógeno, fósforo y potasio serían suficientes para producir más de 2.000 kilos por hectárea, pero la escasez de agua hizo bajar finalmente los rendimientos.
La media del ensayo sobre alto oleico fue de 1.582,62 kilos, siendo la variedad más productiva ES veridic con 1.734 kilos, sin diferencias estadísticamente significativas con el resto de variedades.

Las Clearfield son las que se han visto más afectadas por la falta de agua a final del ciclo. La media del ensayo fue de 1.545 kilos destacando la variedad LG 5492 (1.705 kilos).

Las variedades linoleicas de este ensayo han sido las que han tenido un mejor comportamiento, con una media del ensayo de 1.778,62 kilos. Focus (2.025 kilos) fue la de mayor producción.

Torrepadierne

Los terrenos de esta localidad burgalesas tienen suelo rico en materia orgánica, con un contenido aceptable de nitrógeno y alto contenido en potasio, siendo algo más pobre en fósforo, con estos datos y el abonado de 400 kilos de 8-15-15, las producciones deberían superar los 3.000 kilos por hectárea. Con la aportación del agua a través del riego, que garantiza el suministro de humedad durante todo el ciclo, debería favorecer el incremento de los rendimientos.

Aquí, las variedades de alto oleico superaron en media a las Clearfield. Destacan MAS 810L (3.548 kilos) y SY santos, (3.488 kilos). En Clearfield, la más productiva fue sikillos (3.230 kilos), seguida de bacardi (3.216 kilos).

Valdunquillo

En la zona de Valdunquillo, las precipitaciones fueron escasas, si bien las lluvias del mes de mayo favorecieron las nascencia. El ciclo del cultivo se completó con el apoyo del regadío. El suelo es pobre en materia orgánica, nitrógeno y fósforo, siendo alto en potasio, por lo que las aportaciones de abonado se corresponden con los rendimientos obtenidos.

En alto oleico, la variedad más productiva fue RAGT bufallo (2.816 kilos) a la que le sigue MAS 810L (2.787 kilos). Hay diferencias significativas con las variedades de menor rendimiento. La media del ensayo fue de 2.600 kilos por hectárea, superior al de las linoleicas ensayadas aquí.

Las variedades Clearfield, fueron aquí las de mayor rendimiento medio. Sikillos (2.872 kilos) y la variedad experto (2.831 kilos), si bien no existen diferencias estadísticamente significativas con el resto de las variedades ensayadas el esta zona de la provincia de Valladolid.

Vileña

Respecto a los datos de la localidad burgalesa de Vileña, si nos fijamos en la precipitación que hubo entre el 15 de abril y el 15 de septiembre -de 156 litros por metro cuadrado-, pueden ser suficientes para un desarrollo normal del cultivo, sobre todo porque las máximas precipitaciones se produjeron en mayo. Favoreció la nascencia y en el mes de junio, que permitió tener humedad en la floración, que fue el 5 de julio. Estos datos de precipitación y su distribución en el tiempo corroboran los resultados obtenidos.

En cuanto al suelo, muestra una textura franco-arenosa, con contenidos altos de materia orgánica, fósforo y potasio y bajo en nitrógeno. Si transformamos los contenidos en el suelo en unidades fertilizantes, podemos partir de unas 60 unidades de nitrógeno, 34 de fósforo y 24 de potasio. Unidas a las proporcionadas por los 20.000 kilos de estiércol, que pueden aportar unas ochenta unidades de nitrógeno.

Teniendo en cuenta el abonado realizado y las aportaciones del suelo, las necesidades del cultivo se ven cubiertas en cuanto a nitrógeno, quedándo un poco cortas en fósforo y potasio, aunque pueden considerarse suficientes. Para un secano, una media de 2.600,87 kilos es un rendimiento muy interesante y más en este año, donde la sequía ha sido la nota característica de la campaña.

En alto oleico, la variedad más productiva ha sido RAGT buffallo con 2.816 kilos, y MAS 810L, con 2.787 kilos.
Las variedades Clearfield han mostrado un comportamiento muy interesante, con una media en el ensayo superior a los otros tipos de variedades. Los 2.632,12 kilos de media, se pueden considerar alta en un secano. Sikllos y experto han estado por encima de los 2.800 kilos por hectárea.

En linoleico, resalta MAS 82A, con un rendimiento de 2.827 kilo. La media del ensayo ha sido de 2.481,50 kilos, un poco inferior a las variedades de otro tipo. El coeficiente de variación supera el 15%, si bien al existir diferencias significativas y no ser superior al 20%, puede considerarse válido.

Villaescusa

En Villaescusa (Zamora), el suelo presenta unas características mucho más pobres que en Vileña. La materia orgánica está por debajo del 1%, el contenido en fósforo es alto, así como en potasio, siendo bajo en nitrógeno.
Las precipitaciones escasas tampoco ayudaron al incremento de la producción, si bien las lluvias de mayo favorecieron las nascencia y las de julio hicieron que se completara la germinación y el desarrollo del grano.

El ensayo del alto oleico tiene una media de 1.194,75 kilos, muy por debajo del rendimiento de Vileña. El coeficiente de variación es alto debido a la sequía, si bien al existir diferencias estadísticamente significativas se puede considerar válido.

La variedad más productiva fue RAGT buffallo (1.442 kilos), con PH64HH106 (1.322 kilos) en segundo lugar.significativas con el resto de variedades. LG 5604 obtuvo una producción de 1.076 kilos.

En esta localidad, las variedades Clearfield, fueron las de media más elevada en rendimiento, con 1.222,52 kilos. Experto (1.369 kilos) es la más productiva.

Contenidos en grasa

No solo es importante el contenido de grasa de la pipa, sino que su calidad determina la utilización en la industria agroalimentaria.

La grasa del girasol, especialmente la de alto oleico presenta unas muy buenas características organolépticas, con alto contenido en ácido oleico. Incluso más que el aceite de oliva y bajos contenidos en ácidos saturados como el palmítico y el esteárico, así como altos contenidos en ácidos omega 6 y omega 9.

En los análisis realizados tras los ensayos de Itacyl, han elegido para esta la divulgación tres variedades de cada una de las características: alto oleico, Clearfield y linoleico. En secano y regadío y en una localidad con abonado con estiércol, para determinar su influencia en la calidad.

En alto oleico, la variedad elegida fue MAS 810L, destacando el alto porcentaje de oleico (85,04%) en el secano de Villaescusa. Es superior al obtenido en el secano de Vileña (80,58%), donde el abonado con estiércol favoreció el rendimiento y desarrollo vegetativo, pero influyó en el contenido de oleico. El contenido de oleico en el de regadío de Torrepadierne fue semejante a Villaescusa (84,24%).

Las insaturadas, palmítico y esteárico, tienen porcentajes por debajo del 5%, lo que pone de manifiesto la calidad de este tipo de grasas.

En las variedad Clearfiel, LG 5492, hay que significar el alto contenido en ácido oleico, especialmente en la localidad de Vileña, donde se llegó a un 87,40%. No influyó el abonado con estiércol del cultivo.

En la variedad linoleica RGT lluis, se observa una importante disminución en el contenido de ácido oleico. Baja a porcentajes cercanos al 20% y aumenta el contenido en ácido linoleico a porcentajes por encima del 65%. Este ácido también es insaturado como el oleico, por lo que la calidad de estos aceites también es muy buena, aunque sí tienen algo más porcentaje de palmítico que los alto oleico.

NOTICIAS RELACIONADAS
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img