spot_img

La publicación agraria líder

martes, abril 16, 2024
spot_img
InicioGirasolLa alegría va por barrios en el girasol

La alegría va por barrios en el girasol

El cultivo de girasol podría estar ante un año normal en lo que a producción se refiere, aunque la alegría -como tantas veces- va por barrios.

En la mitad norte de Castilla y León hay mucha superficie de girasol que presenta buen desarrollo, tanto de la planta como del grano. Del Duero para abajo, sin embargo, muchas plantas presentan buen aspecto pero tienen la cabeza demasiado pequeña.

Las tormentas de finales de agosto han sido idóneas allí donde la planta estaba aún en condiciones de absorber el agua. Otro par de tormentas así serían fantásticas para el cultivo.

La cosecha se iniciará en Salamanca a mediados de septiembre o principios de octubre y se puede prolongar hasta mediados del mes de noviembre. Eduardo Díez, de Villafuertes, en el bajo Arlanza burgalés, tendrá más de 1.500 kilos “cuando hace unas semanas ‘no daba un duro’ por el girasol y ahora habrá producción”. Al menos cubrirá gastos. Ha llovido algo en julio y en agosto, lo que le ha venido muy a un cultivo sembrado en suelo arcilloso.

El girasol también está bien en San Llorente, en el vallisoletano Valle del Cuco. José María Arranz celebra que le han beneficiado las últimas tormentas de agosto, sobre todo en el caso de aquellas parcelas más tardías. Cayeron 30 litros por metro cuadrado en San Llorente y más aún en localidades ribereñas, como Castrillo de Duero.

José Ignacio García Barasoain, delegado de Agroseguro, señala que esta semana se ha trasladado a los peritos los partes para que valoren la campaña de girasol, en unos trabajos que pueden prolongarse hasta el 20 o el 22 de septiembre.

Hay que tener en cuenta que las tormentas producidas como consecuencia de la depresión aislada en niveles altos (DANA) ha beneficiado al cultivo del girasol en numerosos sitios. “Allí donde ha habido granizo ha podido perjudicar, pero el beneficio de ese fenómeno atmosférico ha superado con mucho a los perjuicios”, apunta.

José Antonio Marciel, de Población de Campos (Palencia), tuvo una nascencia regular. Al caer nublados, pero sin piedra, la planta “se ha puesto muy bien”. De hecho, “el perito de Agroseguro me había valorado producción cero y ahora voy a cosechar. “No se han salvado todas las plantas, pero sí voy a tener producción”. “Habíamos sembrado para tener 70.000 plantas y tendremos unas 40.000, de modo que no creo que llegue a los 1.500 kilos por hectárea”.

NOTICIAS RELACIONADAS
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img