spot_img

La publicación agraria líder

lunes, mayo 27, 2024
spot_img
InicioDESTACADAEl plan contra el tabaquismo pone en jaque el cultivo en Extremadura...

El plan contra el tabaquismo pone en jaque el cultivo en Extremadura y Ávila

Más de 20.000 familias de La Vera y el Campo Arañuelo dependen de este cultivo, según La Unión de Extremadura

Extremadura produce el 98% del tabaco que se cultiva en nuestro país, por lo que se puede considerar que Extremadura es el tercer productor de tabaco de toda la UE. Más de 20.000 familias de La Vera y el Campo Arañuelo viven directa o indirectamente del tabaco. Unas 70 explotaciones centradas en esta producción sobreviven, al mismo tiempo, en el sur de Ávila.

“Consideramos oportuna la elaboración de un Plan Integral contra el Tabaquismo que contemple todas las variables, recoja todas las sensibilidades y se apruebe con el máximo consenso posible”, señalan desde La Unión de Extremadura.

También hay que tener en cuenta que la industria del tabaco está desarrollando nuevas alternativas que, sin dejar de usar el tabaco como base, reducen de manera considerable el daño para la salud pública, al mismo tiempo que suponen un horizonte de esperanza para miles de cultivadores.

El Ministerio de Sanidad ha presentado el Plan Nacional de Prevención y Control del Tabaquismo (PIT), ante las propuestas reflejadas en dicho documento, La Unión Extremadura quiere hacer las siguientes consideraciones:

  • La ampliación de los espacios libres de humo, que deberían consensuarse con ayuntamientos, hostelería, restauración y turismo.
  • La propuesta de empaquetado neutro o genérico, que perjudicaría gravemente los intereses de los cultivadores extremeños.
  • La equiparación de la regulación de los nuevos productos a la del cigarrillo convencional, que mataría la única alternativa que puede dar garantía de futuro al cultivo del tabaco en Extremadura.

Por este motivo La Unión Extremadura va a presentar ante el Gobierno de la Nación y la Junta de Extremadura las siguientes propuestas:

Primera.- Instar a la Junta de Extremadura a defender el cultivo del tabaco en Extremadura, teniendo en cuenta la opinión de los sectores afectados. 

Segunda.- Instar al Gobierno de España a trabajar por compatibilizar la salud pública con un cultivo legal y sostenible.

Tercera.- Instar al Ministerio de Sanidad a abrir una línea de diálogo permanente con los cultivadores de tabaco, la industria de transformación, los estanqueros y demás integrantes de la cadena de valor del tabaco.

Cuarta.- Rechazar el empaquetado genérico por el daño que haría al tabaco de Extremadura.

Quinta.- Rechazar la equiparación de la regulación de los nuevos productos, como el tabaco calentado y el cigarrillo electrónico, al cigarrillo convencional.

Sexta.- Instar a la Junta de Extremadura y al Gobierno de España a adoptar medidas que salvaguarden la salud pública en relación con el consumo del tabaco, sin perjudicar a los cultivadores y demás integrantes de la cadena de valor.

Séptima.- Instar a la Junta de Extremadura a impulsar la marca de calidad “Tabaco de Extremadura”.

Es razonable que se apruebe un Plan Integral contra el Tabaquismo, con especial énfasis en los más jóvenes, y se afronte el problema de salud pública que genera, “pero no a costa de enterrar el futuro de más 20.000 familias extremeñas y sumir en la pobreza y la despoblación a dos comarcas importantes del norte de Extremadura (La Vera y el Campo Arañuelo)”.

A esta situación hay que añadir el cierre previsto para la Central Nuclear de Almaraz. “Ambas propuestas pueden dejar desierto el norte de la región”, denuncian.

“Denunciamos que el plan que nos presenta señora ministra es el Plan Pfizer para forrarse vendiendo productos para dejar de fumar que contienen nicotina. Alguien del Ministerio de Sanidad debería empezar a dar explicaciones sobre esto”, subrayan desde La Unión.

NOTICIAS RELACIONADAS
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img