spot_img

La publicación agraria líder

lunes, febrero 26, 2024
spot_img
InicioOtros CultivosLa incertidumbre y unos costes disparados se alían contra la sandía

La incertidumbre y unos costes disparados se alían contra la sandía

Las previsiones apuntan a un descenso del 10% de la superficie en la próxima primavera. Estabilidad en el cultivo del melón en provincias como Almería

Se espera una reducción aproximada del 10% en la superficie destinada al cultivo de la sandía en la próxima primavera. Este descenso se registra, principalmente, en comarcas como el Poniente almeriense.

En la zona de Almería y Níjar se prevé la misma superficie de sandía que en la campaña anterior. En lo que respecta a la fecha de siembra en la zona de Níjar se mantiene la temprana, apuntan desde Asaja.

En cuanto a la superficie de melón, se prevé que se mantenga respecto a la campaña pasada. Con estas previsiones la superficie de sandía y melón en invernaderos de la provincia se situará en las 8.100 y 2.500 hectáreas respectivamente.

¿Repetir cultivos?

Con la entrada del mes de enero, la agricultura ya comienza a mostrar las tendencias de la campaña de primavera. La estabilidad en las cotizaciones de los productos de invierno y el temor a los virus en los cultivos de primavera hace que hay parte de los agricultores que normalmente cultivan sandía en el Poniente opten por repetir cultivos.

“La inestabilidad tradicional de los precios en origen de la sandía está provocando que muchos agricultores continúen con las hortalizas esta primavera”, señala Adoración Blanque, presidenta de Asaja-Almería.

La principal zona productora de sandia, como es la vega de Almería y el campo de Níjar continúan con una superficie similar a la pasada campaña, aunque las plantaciones de tomate tardío y las cotizaciones de este frenan la expansión de la sandia en esta campaña. Por otro lado, los trasplantes extra tempranos y tempranos mantienen la misma superficie que en 2023.

Variedades

En cuanto al cultivo de melón, las variedades piel de sapo y amarillo siguen siendo las preferidas por los agricultores, y cada vez son menos recurrentes las plantaciones de los tipos Galia y Cantaloup.

“La falta de precio de las últimas campañas en las especialidades de melón hace que los agricultores se decanten por las variedades tradicionales”, añade Blanque.

Hay que tener en cuenta que los altos costes de producción que “venimos arrastrando campaña tras campaña hace que los agricultores almerienses quieran tratar de ‘asegurar’ el valor de sus producciones. Por tanto, y analizando cómo va la campaña, las hortalizas son un producto más seguro que las frutas de primavera.

Otro factor determinante en estos momentos para los agricultores, esta siendo la incidencia de los virus y plagas, que, si bien en las hortalizas dan la cara antes de la recolección, la incertidumbre que tiene el cultivo de la sandía hace que muchos productores no se arriesguen a esperar el final del ciclo productivo para conocer el estado de sus producciones.

NOTICIAS RELACIONADAS
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img