spot_img

La publicación agraria líder

martes, abril 23, 2024
spot_img
InicioJornadasAlrededor de 500 remolacheros acuden a la jornada técnica de CAMPO

Alrededor de 500 remolacheros acuden a la jornada técnica de CAMPO

Durante el encuentro, celebrado en Medina del Campo, Acor ha trasladado las condiciones de contratación para la campaña 2024/2025, que partirán de los 61 euros por tonelada

El auditorio Emiliano Allende de Medina del Campo ha acogido este miércoles, 13 de diciembre, una cita enfocada a la búsqueda de la rentabilidad del cultivo. Y la conclusión que se extrae es que la remolacha continúa siendo un seguro de vida, a pesar de los nuevos retos que enfrenta, y que obligan al sector a “ponerse las pilas”.

El programa ha abordado alguno de esos desafíos como son la gestión del agua, la digitalización, la energía o el uso de fertilizantes.

También se han analizado los posibles motivos de la baja riqueza en la campaña actual. El Servicio Agronómico de la cooperativa está estudiando, junto al Comité Europeo de Fabricantes de Azúcar, las posibles causas de esa menor polarización. Puede tratarse de un fenómeno multifactorial, con causas climáticas, importantes ataques de cercospora y el escaso tiempo que hubo para elegir la mejor semilla tras la prohibición de la simiente tratada con neonicotinoides.

Tranquilidad

Precisamente, la ponencia ‘No usar neonicotinoides ya no es un reto. ¡Enhorabuena!’ ofrecida por la jefa del departamento de Investigación Vegetal de Neiker, Amaia Ortiz, ha centrado parte de la jornada.

Amaia Ortiz, de NEIKER

Ortiz ha mandado un mensaje de tranquilidad al reducir a un 0,4% la incidencia de la virosis amarilla en esta campaña tras la desaparición de las semillas sin NNIs. “Mi recomendación es no esperar a que lleguen los pulgones para tratar la remolacha con los insecticidas autorizados, de este modo no tiene por qué haber repercusión en la producción, tal y como ha ocurrido este año”, señalaba.

(((Accede aquí a las ponencias y a todas las imágenes de la jornada)))

Acor garantiza 61 euros por tonelada “para empezar”

Durante el encuentro, Acor, en boca de Óscar Olivar, responsable del Servicio Agronómico y de Cultivos, ha trasladado las condiciones de contratación para la campaña 2024/2025. 61 euros por tonelada va a ser el ingreso mínimo de partida que garantiza la cooperativa para la campaña que se está molturado, y que ya se ha incrementado hasta los 71€/t.

Una cantidad que todavía podría aumentar si el Consejo Rector decide aprobar un retorno cooperativo.

El presidente de ACOR, Jesús Posadas, ha puesto este ejemplo y las cifras de la campaña 22/23, cuando se contrató a 45 euros tonelada y se liquidó a 75, para pedir a los socios que confíen en Acor. “Que nadie tenga dudas de este Consejo Rector, el beneficio de la cooperativa se repartirá entre los socios”, ha subrayado. “El ingreso mínimo tiene que asegurar los costes de producción y a partir de ahí, si la cooperativa gana, el cooperativista también”.

Un cultivo rentable

En la jornada también se ha demostrado la rentabilidad de cultivo de la remolacha para los socios de Acor. El Servicio Agronómico ha detallado a través de un informe interno que con una producción media de 100 toneladas por hectárea el beneficio varía de los 2.317 euros/ha para un riego de perforación con diésel de coste “alto” a los 2.947 euros/ha con riego a la demanda con pívot de coste “bajo”.

Jesús Posadas, presidente de Acor

Unas cifras que aumentarían si la remolacha se liquida a un precio mayor, como ha sucedido estos años. “Hoy por hoy no existe en Castilla y León un cultivo que garantice esa rentabilidad”, precisaba Jesús Posadas. La Cooperativa tiene la esperanza y el empeño de superar las 10.000 hectáreas de esta campaña.

Otra de las novedades es la posibilidad de que el socio pueda pedir un anticipo directo de 2.000 euros por hectárea y que hasta ahora era de 1.000 euros. Además, se mantiene el descuento medio de las tres últimas campañas si el cooperativista lo solicita; la resiembra a cargo de la Cooperativa en caso de heladas y la gestión de los planes de riego y abonado para justificar el PDR estarán verificados por el Servicio Agronómico de ACOR.

¿Cómo va la campaña?

La campaña actual sigue su curso, no sin problemas en el arranque de remolacha debido a las últimas lluvias. La planta de Olmedo ya ha molturado más de 428.000 toneladas de remolacha con una polaridad media de 15,5 grados y con un descuento del 6,6%. “Estamos trabajando para que esa importante bajada de riqueza no se repita.

Además, Posadas ha asegurado que Acor es una garantía ante otras opciones que tienen ahora los remolacheros “nosotros no vamos crear ninguna fórmula ni a hacer juegos malabares, queremos que el socio cobre por la calidad de su remolacha, y no tenemos que rendir cuentas a fondos de inversión extranjeros”.

La fertilización siempre es clave

Otra de las presentaciones ha corrido a cargo de José Ángel Cortijo, de Fertiberia, que ha hecho hincapié en la trascendencia de usar bien los fertilizantes para aumentar la salud y la cantidad de las producciones.

José Ángel Cortijo, de Fertiberia

La superficie de municipios con agua en riesgo por nitratos es muy grande en Castilla y León, por lo que Cortijo cree que se debe dar una vuelta a la forma de trabajar en ese sentido. “Animo a probar nuevas formas de fertilizar, porque si se hace bien se pueden obtener mejores rendimientos. Abonamos como hace 15 años, y eso significa que se puede hacer mejor”.

Además, el representante de Fertiberia asegura que “no se está cuidando el suelo de forma óptima. El abono está perdiendo importancia y merece un análisis. Se están viendo carencias de calcio, magnesio y azufre en muchas plantas, y la fertilización influye directamente en la cantidad y calidad de azúcar que se puede obtener de la planta de remolacha”.

Respecto a luchar contra los patógenos ahora que se han prohibido los neonicotinoides, Cortijo cree que el uso de los biofertilizantes es una buena opción para generar defensas ante posibles ataques externos, y hacer menos necesario el uso de insecticidas.

El regadío y sus problemáticas

Cuanto más modernizado está el regadío más rentable es. Esa máxima ha sido repetida por dos expertos en la materia durante sus presentaciones. La remolacha  es un cultivo que requiere mucha agua, y llevar una planificación detallada de los riegos es una tarea que el agricultor no puede dejar de lado.

María San José, técnica de Agroconsultores, ha repasado las nuevas medidas del Plan Hidrológico Nacional, además de advertir que con los baremos de extracción, si no se recarga el acuífero no habrá más concesiones para regantes.

María San José, de Agroconsultores

Según San José existen tres problemas clave que influyen ahora mismo en los riegos: la contaminación química, el cambio climático, y el mal estado cuantitativo. Por ello ha incidido en la necesidad de informarse. “Hay que saber cuál es el estado de mi concesión, qué derechos tengo y cómo gasto el agua. Por ejemplo, con la teledetección, no tener contadores ahora mismo no es una opción”.

Por su parte, José María Medina, de la Comunidad de Regantes Canal de Pisuerga ha recordado que con la modernización se puede lograr más eficiencia en el riego.

No obstante, se ha quejado de la “gran dificultad en la redacción de proyectos de modernización”, y ha instado sobre “la urgencia de modernizar regadíos, ya que el agricultor debe tener la capacidad de decidir cómo destinar su dotación, y de desarrollar cultivos rentables que cubran los gastos de esa modernización”, algo por lo que considera positiva “la tendencia de acumular hectáreas para optimizar los recursos”.

La remolacha tiene futuro

Adrián Jiménez, del Servicio Agronómico y de Cultivos de Acor, ha ofrecido una ponencia sobre los costes de este cultivo, a la que le ha seguido una mesa-debate.

Esa charla ha contado con la participación del presidente de la cooperativa, Jesús Posadas, y los socios Armando Caballero (de Alaejos), José Antonio Gutiérrez (Nava de Arévalo) y Arturo García, de Lantadilla. La mesa ha estado moderada por el director de la revista CAMPO, Máximo Gómez.

Los intervinientes en la mesa redonda

En el debate se han podido ver las diversas situaciones de varios socios de la cooperativa que actualmente cultivan remolacha, entre ellos Jesús Posadas, que siembra alrededor de 25 hectáreas. El presidente de Acor ha resaltado que la importancia de hacer buen uso del agua, sin olvidarse de reivindicar la figura del agricultor.

“Hay que racionalizar el agua. Es importantísimo saber que se ha acabado la barra libre, pero el agua cuesta mucho dinero, por lo que el agricultor no lo derrocha. Nosotros consumimos agua para producir alimentos”, ha indicado Posadas, que también ha apuntado que “la remolacha es fundamental para el regadío. Es el cultivo más seguro y más rentable de los que tengo”.

Arturo García, agricultor de Lantadilla, ha afirmado que “todo” lo que tiene se lo debe “a la remolacha. Siembro 20 hectáreas y es imprescindible meterla en rotación”. Respecto al problema del agua, asegura que ha tenido que “castigar otros cultivos” porque tenía solo 3.500 metros cúbicos de dotación. García ha destacado también la labor de los técnicos de Acor, ya que en su caso “detectan algo antes incluso antes de que les llame”.

Por su parte, José Antonio Gutiérrez cuenta 120 hectáreas de regadío por Nava de Arévalo, en una zona a la que llegan aguas del río Adaja, y que ya ha sido modernizada. “En agricultura partir de cero es muy complicado. Se queda gente joven gracias al regadío en mi zona. La remolacha es un cultivo muy bueno para las rotaciones”, ha comentado Gutiérrez. Este agricultor ha mostrado preocupación por el descenso de la riqueza de la remolacha y ha pedido “más investigación” a Acor al respecto.

Armando Caballero, de Alaejos valora la remolacha como un cultivo seguro, refugio, y espera que “se dé con la manera de mantener las producciones”, y ha afirmado que los profesionales que utilizan riego de aguas subterráneas solo pueden modernizar en función de los préstamos que tengan. En ese sentido defiende que “es importantísimo asociarnos para hacer CUAS y poder desarrollar una mejor estrategia en las rotaciones”.

Por último, Jesús Posadas ha querido resaltar que hay mucha gente que está volviendo a la remolacha en este momento, y que antes “éramos los frikis del pueblo y ahora somos la envidia”. Ante “los comentarios de bar”, garantiza que “Acor nunca va a quitar riqueza al agricultor para ganar más, porque el beneficio que tengamos es de todos”, y que con los precios de partida Acor la remolacha sigue siendo muy rentable idependientemente de la bajada de la riqueza.

“Cuanta más remolacha se cultive, más investigación habrá y más fuerza tendremos ante las administraciones”, ha concluido el presidente de la cooperativa.

NOTICIAS RELACIONADAS
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img