spot_img

La publicación agraria líder

lunes, junio 17, 2024
spot_img
InicioRemolachaAzucarera, en La Bañeza, a punto de cerrar campaña con la mejor...

Azucarera, en La Bañeza, a punto de cerrar campaña con la mejor producción de remolacha en tres años

Arrancar y sembrar al mismo tiempo. En las instalaciones de Azucarera en La Bañeza  terminarán de moler las últimas remolachas de este año en un par de días. La meteorología, al final, no ha supuesto ningún problema para llevar a cabo un arranque, cuyo inicio se retrasó bastante más de lo previsto en otoño. Los resultados han sido buenos -los mejores de los últimos tres años- con rendimientos medios de 100 toneladas por hectárea, según detallan en Azucarera.

La sementera de la raíz está en marcha, aunque desde la semana pasada las lluvias han impuesto un parón en la labor. No hay mayor problema porque todo el mes de abril es apto para sembrar este cultivo.

En Miranda de Ebro no van a crecer en superficie, debido a que el agricultor está dejando de poner remolacha en La Rioja y Álava. Sí confían en que la próxima campaña se revierta el proceso debido a que el precio del azúcar está yendo al alza, y a que las provincias de Burgos y Palencia tendrán más potencial para el cultivo con los nuevos regadíos.

En Toro y en La Bañeza Azucarera sí confía en incrementar un 20% la superficie. Creen que llegarán esta campaña, la de 2020/21, a las 12.000 hectáreas de superficie de remolacha sembradas en Castilla y León. Este aumento sigue la senda de la evolución registrada en el sur, donde los agricultores han apostado por la remolacha como un cultivo estable y rentable, sembrando en esta campaña un 27% más de hectáreas que en la pasada y superando las 7.700.

En esta dinámica, consolidará el complemento de 1,8 euros por tonelada entregada en la campaña 2019/20. Y los agricultores que continúen sembrando con Azucarera durante los próximos dos años, percibirán un complemento de 2,25 euros por tonelada entregada en la campaña 2019/20, que se abonará en junio de este año.

La plantilla de Azucarera continúa con los trabajos a pesar de la alarma sanitaria por el coronavirus, pero con las precauciones extremas que han prescrito las autoridades sanitarias para frenar la pandemia y mantener la actividad. En los vehículos solo se desplaza una persona, no hay contacto con el agricultor para entregarle la semilla ni para la firma de contratos y todos utilizan las medidas de autoprotección.

“La remolacha es un cultivo seguro y esta crisis que vivimos debe servirnos para valorar lo que antes igual no teníamos en cuenta: España es deficitaria en azúcar y tememos potencial para el cultivo.  Vemos el futuro con optimismo”, sentencia Salomé Santos, directora del Área Agrícola de Azucarera.

NOTICIAS RELACIONADAS
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img