spot_img

La publicación agraria líder

lunes, febrero 26, 2024
spot_img
InicioPortada APP“¡Estamos hartos!” Estas son las razones que mueven a los agricultores

“¡Estamos hartos!” Estas son las razones que mueven a los agricultores

El campo ha dicho basta ya. La preocupación no es alcanzar la rentabilidad este año, sino garantizar la supervivencia del sector. La vida en los pueblos

Aitana Sánchez

Hay casi tantas razones para manifestarse como participantes en las movilizaciones que arrancaron el 6 de febrero. La rentabilidad de las explotaciones, el papeleo excesivo que añade horas a la jornada laboral, las exigencias ambientales, el ‘juego sucio’ de las exportaciones desde países ajenos a la UE…

El campo ha alcanzado un punto de no retorno, porque se teme por la campaña actual, pero sobre todo por el futuro de los hijos. Por la supervivencia de los pueblos.

“Lo que queremos es libertad”

José Antonio Martín, de La Pedraja de Portillo (Valladolid), es uno de los que acuden a las manifestaciones pensando en la siguiente generación. “Vengo por el futuro de mis hijos, una futura ingeniera agrónoma y un futuro agricultor, a pelear por su futuro, porque esto pinta muy mal”.

“Las políticas que se están llevando en Europa van encaminadas a que abandonemos la producción, a que desaparezca la agricultura, y eso es lo que no quiero”, advierte. 

“Queremos que cambien muchos aspectos de la PAC y sobre todo toda la persecución que estamos teniendo medioambientalmente. Están quitándonos productos fitosanitarios, limitándonos los fertilizantes, diciéndonos lo que tenemos que cultivar y de qué manera. Lo que queremos es libertad y queremos producir como hemos producido siempre, con rentabilidad”, recalca.

“Se va demasiado deprisa. Yo no digo que no tengamos que ir encaminados a una producción más sostenible, pero no del todo ecológica. Eso es una barbaridad, no estamos preparados para ello”, remacha.

“Miramos por nuestro futuro”

Paula Martín es estudiante de Ingeniería Agrónoma. Ha querido participar en las protestas “porque miramos por nuestro futuro; la agricultura ahora mismo está en un mal momento y nos manifestamos para ver si todo puede cambiar, y que el futuro sea mejor”.

“Todos los tractores de estas protestas son del banco”

Raúl del Caño es de Villamarciel, en la vega del Duero. Denuncia una política agraria “que piensa que esto es para que vivan los animales y que el campo produzca energía, pero no alimentos”.

“La Unión Europea se creó para ser un mercado único y ahora priman más los productos extranjeros de fuera de la Unión Europea que los nuestros”, denuncia.

También se muestra escéptico en relación con algunas novedades, como el cuaderno de campo digital. “Hay personas que les cuesta cada vez más lo digital”, recuerda. “Está bien y es moderno, pero cada vez que meten una medida digital te obligan a dejar parcelas sin cultivar, tienes que seguir unas directrices en cuanto a cultivo… priman cosas que no son rentables ni para el agricultor, ni para la producción, ni para nada”, recalca.

¿Hasta cuándo manifestarse? “Tenemos pensado seguir con las manifestaciones hasta que se consiga algo. Es cierto que en el campo hay mucho trabajo que hacer, pero no nos interesa seguir en estas condiciones”, avisa.

“Estamos de inversiones hasta arriba. Todos los tractores que están aquí son del banco, hay que pagarlos. Y trabajar para no sacar casi ni para vivir, pues no compensa”, remacha.

“Esto ha reventado con la reforma de la PAC”

“Nos estamos arruinando y necesitamos el futuro de la agricultura para nuestros jóvenes”, apunta Alberto Salamanqués.

“Ya veníamos ahogándonos, pero ahora con la nueva reforma de la PAC esto ya ha reventado; las medidas ecológicas que nos están imponiendo ya hacen que esto no sea sostenible”.

“Esto ha llegado a un punto en que no somos dueños de nuestras parcelas, de cuándo entrar a labrar nuestras parcelas”, comenta indignado.

“Se nos hace muy difícil sacar adelante nuestras explotaciones”

Desde la comarca de Tierra de Campos, Carlos Diéguez apunta que la situación del campo “es muy comprometida”. “Vendemos a unos precios muy baratos”, señala. “Está la cebada, el girasol, todos los productos tirados de precio y encima tenemos que comprar los productos que necesitamos para nuestras explotaciones (herbicidas, fitosanitarios, abono…) a precios carísimos y se nos hace muy difícil sacar adelante nuestras explotaciones en esas condiciones”, denuncia.

Como añadido, “la PAC tiene muchísima burocracia, mucha normativa, que además va cambiando según criterios que no están a veces muy claros”. Hay sensación de desconcierto. Incertidumbre. “No sabes a qué atenerte; tan pronto te permiten hacer unas labores como luego te las prohíben”, lamenta.

Una reivindicación desde hace ya muchos años es que la PAC sea solo para los agricultores profesionales, “para la gente que trabajamos y que vivimos del campo, no para esas empresas que compran grandes terrenos”, recalca.

También algún tipo de flexibilidad: “Los ganaderos piden una flexibilidad en la normativa de la norma del Bienestar Animal. Es una ley que no está del todo mal, pero que no sea tan dura y sea un poco más flexible para que ellos puedan desenvolverse de la mejor manera”.

“Queremos unos precios justos”

Nerea Manrique es alcaldesa de su pueblo, Castromembibre, en una comarca tan agrícola como la de Tierra de Campos. Participa en las protestas para garantizar el futuro de municipios como el suyo.

“Reclamamos menos burocracia, no al cuaderno digital, unos precios justos, bonificación para el gasóleo… Queremos cosas justas para que el campo pueda seguir cultivando y podamos seguir trayendo alimentos a las mesas de los consumidores”, reitera.

“Las exigencias de la UE nos tienen asfixiados”

Diego Hernández lleva toda su vida trabajando en el valle del Esgueva. Reivindica la unidad, el orgullo del sector. Le subleva “la desigualdad que tenemos frente a los productos que vienen de fuera, en distintas condiciones y con distintas exigencias”.

“Queremos igualdad para todos, y como eso es difícil de cumplir, queremos que se rebajen las exigencias que vienen de la Unión Europea a nivel de productos, prohibiciones, requisitos, burocracia… que nos tienen asfixiados. Queremos luchar por el sector y seguir todos adelante”, recalca.

“Queremos que la gente nos entienda y nos apoye”

El agricultor y viticultor Pablo Calleja defiende la convocatoria “bajo un único lema, que es la agricultura y la lucha para las generaciones venideras”.

“Estamos aquí para que los gobiernos de cualquier partido político y de cualquier administración nos escuchen. Para que no tengamos una competencia desleal con terceros países, para que se nos baje el impuesto de los carburantes”.

“Todo el tema de los ecorregímenes que tenemos con la agenda 2030, la conflictividad entre el pequeño productor y la administración. Eso es lo que estamos pidiendo aquí, que la gente nos entienda, que la gente nos apoye. No venimos a hacer daño a la gente, venimos a que los gobiernos nos escuchen”, subraya.

“Que nos permitan regar”

Juan Mateo, de Medina de Rioseco, ha acudido a las protestas “para defender el campo”. Junto a sus compañeros reivindica menos complejidad en la PAC y unos precios justos.

También una política hidráulica “que nos permita regar” y una reducción de las trabas burocráticas.

“Reivindicamos unos precios justos”

“Venimos a manifestarnos porque creemos que no hay unos precios justos, ni en la carne, ni en la compra de fertilizantes, ni en la compra de gasóleos”, recalca el agricultor y ganadero Jesús Pérez Díez.

“Las maquinarias cada vez nos valen más y necesitamos una ayuda de parte de todos”, remacha.

“No es un problema solo nuestro”

“Venimos a protestar porque no podemos más, estamos ahogados, nadie nos ayuda; todo lo contrario, todos son trabas, problemas, y necesitamos que esto acabe. No es un problema solo nuestro, es un problema de todos y es importante que todo el mundo sepa eso”, denuncia Raquel, de Moral de la Reina (Valladolid).

“Estamos hartos de la burocracia y el papeleo”

José Miguel llega desde Fombellida, en el límite entre Valladolid y el Cerrato palentino. Protesta “por tanta burocracia, por tanto papeleo, por la caída de precios que tenemos en nuestros cultivos, y los altos costes en nuestros fertilizantes y todo lo que necesitamos”.

Para él es de agradecer la cantidad de gente que apoya la manifestación “en unión de tantos agricultores de todos los sitios”. “Hay que estar para apoyar al sector”, remacha.

NOTICIAS RELACIONADAS
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img